La calle de San Esteban, en Huete, se hace pequeña y por eso las emociones van de una en una hasta la calle de Santo Domingo. Se barrunta un adiós bañado en lágrimas. Un adiós de corazones asaetados sin piedad.

Vídeo

Fotograma del vídeo