La plantilla de Lyreco-Alovera (Guadalajara) comenzará el próximo lunes, 16 de diciembre, una huelga indefinida para reclamar “la paralización de la nueva política de empleo que la empresa ha impuesto de forma unilateral, recortando puestos de trabajo y externalizando el área de Mantenimiento sin comunicación ni consulta previa a la Representación Legal de los Trabajadores”

Huelga indefinida a partir del lunes 16 de diciembre en la planta de Alovera de la multinacional francesa Lyreco
• El comité de empresa, por mandato de la Asamblea de Trabajadores, convoca el paro para reclamar “la paralización de la nueva política de empleo que la empresa ha impuesto de forma unilateral, recortando puestos de trabajo y externalizando el área de Mantenimiento sin comunicación ni consulta previa a la Representación Legal de los Trabajadores”

El comité de empresa ha formalizado esta tarde la convocatoria de la huelga tras celebrarse esta mañana sin acuerdo el preceptivo acto de mediación previo. “La empresa se ha cerrado en banda y se niega a rectificar, a paralizar la externalización de Mantenimiento y a recuperar a los cinco trabajadores de la plantilla de Lyreco traspasados desde el pasado día 1 a una subcontrata, Eulen.”

“Si no hay ningún movimiento esta semana, a partir del lunes que viene dejamos de trabajar, tal y como decidió prácticamente por unanimidad la Asamblea de Trabajadores. Entre tanto, se mantienen las concentraciones en las pausas del bocadillo y en los cambios de turno”, ha indicado Antonio Heras, miembro del comité de empresa por CCOO.

La inmensa mayoría de las 240 personas que trabajan en Lyreco-Alovera viene secundando estas concentraciones desde la última semana de noviembre, cuando la empresa comunicó a los cinco trabajadores que el 1 de diciembre dejaban de formar parte de Lyreco y pasaban a Eulen.

La plantilla y el comité de empresa consideran que la decisión unilateral de externalizar las tareas de Mantenimiento -y de las personas que las realizan- supone “un cambio en la política de empleo” que pueda afectar a partir de ahora a cualquier otra sección de la planta.

Se añade además a otros cambios laborales recientemente introducidos en su planta de Alovera por Lyreco, una multinacional francesa dedicada a la comercialización de material de oficina con sedes en 42 países de 4 continentes, sobre todo en Europa.

Comunicado de Lyreco

Por su parte, la dirección de Lyreco ha señalado que en línea con la política emprendida hace años por la compañía de externalizar todas las labores que no forman parte de los servicios clave recibidos por Lyreco para mejorar su eficacia en un mercado altamente competitivo, se ha procesado recientemente a la subrogación por parte de la empresa EULEN, SA de los cinco trabajadores que componen el departamento de mantenimiento .

Lyreco manifiesta que esta medida de externalizar áreas que no forman parte de la actividad nuclear del negocio de la compañía ya ha tomado en el pasado en diferentes ocasiones, con actividades como jardinería, seguridad (acceso al recinto) o limpieza.

Esta medida no supone el recorte de ningún puesto de trabajo y se ha realizado respetando todas las condiciones y derechos con los que cuentan los trabajadores en la actualidad, así como la antigüedad, el tipo de contrato y el centro de trabajo .

Por tanto, la compañía no comprende que se convoque una huelga indefinida con la justificación de que en un futuro se puede modificar los derechos de estos trabajadores, cuando esto no ha sucedido nunca en el pasado.

La medida tomada permite que Lyreco mejore su competitividad en un entorno muy complejo, así como la capacidad de inversión en innovación para continuar siendo una empresa puntera y poder así aumentar su capacidad de mantenimiento del empleo en el futuro. En este sentido, cabe destacar que Lyreco , sin contar la adquisición inicial del terreno en el que se ubica el centro, invertido en sus instalaciones de Alovera cerca de 30 millones de euros, 4,5 de ellos en la última década, y probablemente una inversión cercana a los 820.000 euros en 2020 para abrir una nueva entrada al recinto que gane en seguridad tanto a los vehículos que acceden al mismo como para los empleados de la compañía y los vecinos de la localidad.

Las razones aducidas por el Comité de Empresa para convocar una huelga indefinida no justifican los daños económicos y reputacionales que va a generar a la empresa una medida tan radical y apelar a la responsabilidad de todas las partes implicadas para actuar con la deuda responsable y proporcionalidad.