Fino, ligero, con buena batería, que no se caliente… Son características comunes a portátiles y móviles, por ejemplo. No es tan común que un portátil o una tableta use el sensor de huellas para arrancar. Pero ¿por qué no?

El MateBook de Huawei lo hace. Si lo saben hacer en un móvil, lo pueden incorporar en un tablet híbrido. Y es lo que ha hecho el segundo mayor fabricante de móviles Android y aspirante a superar a Samsung.

El resultado de ese saber hacer es la tableta más ligera del mercado en el segmento de las 12 pulgadas. Pesa 640 gramos y mide 6,9 milímetros de grosor.

Como tableta funciona con Windows 10 Home y, cuando se le conecta el teclado, se convierte en un ordenador profesional con Windows 10 Pro. El teclado (es mecánico y las teclas tienen un desarrollo de 1,5 milímetros) es opcional y cuesta 129 euros, lo mismo que el lápiz óptico que cuesta 69 euros.

Aviso para navegantes: antes de adquirir el teclado, hay que tener en cuenta el uso que se le va a dar. Para utilizarlo como tableta en la mano hay que quitarlo del todo.