Imagen de la reunión. Equipo de Gobierno, Sonia isidro, Vicente Reyes, José Rodrigo, Carlos Ortega y, a la derecha, Alberto Orozco

Con el fin de poner un anclaje en el que atar una homologación más que necesaria para el Silo de Chillarón, homologación que permita ser Centro de Formación y, desde ahí, poder impartir cursos y dar titulaciones como las de Técnico Deportivo, hubo reunión en el Ayuntamiento a la que asistieron, entre otros, la delegada de Educación, Cultura y Deportes, Sonia Isidro, el asesor técnico José Rodrigo Cerrillo, el presidente de la Federación Castellano-Manchega de Montaña, Carlos  Ortega, el de Espeleología y Cañones, Jesús Fernández acompañado de Alberto Orozco y parte de la Corporación Municipal encabezada por el alcalde Vicente Reyes ya que, finalizada toda la obra, se trataba de ponerle el cascabel al gato. De ver la manera de conseguir que, por parte de la Junta de Comunidades, el Ayuntamiento de Chillarón y las Federaciones, se homologara el Silo de Chillarón con la creación de una especie de instituto que permita impartir cursos en materia educativa (Junta), o en cuestión de trabajo (Servicio de Empleo de Castilla La Mancha) porque, el otro tipo de homologación, el que certifica que las instalaciones cumplen con todos los requisitos exigibles, ya se tiene.

La modalidad formativa del próximo curso es la Garantía Juvenil para alumnos de entre 16 y 30 años en situación de paro.

“Nosotros, la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, somos un pilar muy importante a la hora de gestionar el proyecto de la formación técnica y, también, en la posibilidad de reconocer las titulaciones que se impartan a través de los cursos. Es más, proporcionaríamos la vía de educación formal para conseguir profesorado que pudiera impartir las enseñanzas, el alumnado etc. y darle el carácter que queremos. Que sea un punto de referencia en las distintas modalidades relacionadas con la montaña y la espeleología”, nos dice Sonia Isidro, delegada de Educación, Cultura y Deportes, al tiempo que aclara que la modalidad formativa, del próximo curso, es la llamada Garantía Juvenil para alumnos de entre 16 y 30 años en situación de paro. Alumnos que podrían percibir una ayuda económica, una beca de hasta 1.000 euros anuales “por asistir a los cursos, a las clases teóricas y prácticas. Una modalidad del Ministerio de Trabajo que les permitirá tener una salida laboral. Que se les puede facilitar un trabajo”

Se trata de un proyecto muy ambicioso a nivel nacional. Una experiencia piloto pionera en todo. Novedosa, comenta Sonia Isidro “porque es la primera vez que se adapta un silo para darle otro carácter que no sea el de almacenar trigo. Será un centro de uso comunitario, de formación y, por su situación geográfica, por su enclave, será un atractivo para provincias limítrofes o comunidades próximas porque, a nivel humano, no hay cosas así que te permitan practicar este tipo de deporte todo el año”.

De izquierda a derecja, Sonia Isidro, Vicente Reyes y José Rodrigo

Alberto Orozco, del Club de Espeleología ARA (AireRocayAgua) e integrante de la Comisión Técnica de Competición de la Federación Castellano-Manchega de Espeleología y Cañones, es cosa aparte porque, desde el primer día, picando, barriendo, subiendo, bajando, coordinando o vigilando, puso en movimiento toda esa idea que, hoy, es el Silo. “Nos hemos reunido para ponerla en marcha definitivamente. Para ver las instalaciones, sus posibles usos, amoldar salidas de estudios y posibilidades de trabajo. Plasmar, en definitiva, lo que se quiere hacer y, con eso, poner fechas para el próximo año” comenta Alberto.

Permitirá impartir cursos y dar titulaciones como las de Técnico Deportivo

Se trata de crear un Centro de Formación Homologado porque, lo que se ha hecho hasta ahora, es construir un centro que reúne las condiciones, los requisitos de homologación para la práctica de estos deportes siguiendo las normativas oficiales que marcan, claramente, las dimensiones y formas de cada especialidad. Ahora falta ese otro requisito que permita que se puedan realizar cursos, pero en centros homologados. “Para dar cualquier curso hace falta un centro homologado”, añade Alberto. “Que los profesores estén cualificados TD1 y TD2 y, además, que se puedan impartir las clases en el Silo cuando sea Centro Homologado aunque, tal cosa, llevará su tiempo porque hay que ir poco a poco ganando en experiencia y, a partir de ahí, llegar a ser técnico deportivo. Pero para poder dar los cursos en el Silo, tiene que estar homologado. Es primordial” añade Orozco.

En el rocódromo. Jesús Fernández (Espeleología y Cañones), Vicente Reyes (Alalde de Chillarón), Sonia Isidro (Delegada de Educación, Cultura y Deportes) y Carlos Ortega (Federación de Montaña)

A falta de esa homologación que permita la creación de un instituto en el que impartir cursos, la verdad es que las instalaciones del Silo de Chillarón ya han traspasado fronteras hasta el punto de que la UME, bomberos, policía, asociaciones etc, están interesados no solo en conocerlas sino que, también, en hacerlas un poco suyas. “Sí, es la novedad porque no hay nada acondicionado por ahí con estas características. Es por eso por lo que, el amante de este tipo de deportes tiene que desplazarse lejos si quiere participar en un curso de escalada o espeleo. Aquí ya están esas instalaciones que veremos homologadas como centro de formación porque, seguro, si vas a dar un curso, tienes que buscar homologaciones y, eso, ya digo, lleva su tiempo” añade Alberto que anuncia, para el próximo 19 de septiembre, un mini campeonato de circuito por equipos de espeleología y que, en noviembre, podría empezar el curso de Garantías Juveniles coincidiendo con lo que llamamos la vuelta al cole y si la COVID-19 lo permite, claro.

El 27 de octubre del año 2017, se colocaba -en lo que hoy es el centro de actividades múltiples del Silo o salón multiusos- el primer anclaje del circuito de TPV (Técnicas de Progresión Vertical en Espeleología) con la presencia de representantes de la Federación Castellano-Manchega de Espeleología y Cañones, el de materiales Spit y parte de la corporación municipal con el alcalde, Vicente Reyes, a la cabeza. Un primer anclaje que auguraba cosas interesantes. “Es que es la vía ferrata urbana más grande de España y la segunda, creo, de Europa, con 550 metros de recorrido y unos 30 metros de altura, adaptada a diferentes niveles de dificultad. Se ha invertido dinero pagado por la Junta de Comunidades, Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Chillarón”, declaraba el pasado mes de enero el alcalde, Reyes, haciendo un alto en el repaso, desde el primer anclaje, al momento de esos primeros días de enero con un presupuesto de 612.000 euros sin detallar otras partidas menores que en estos, casi tres años, han sido destinadas a amarrar un proyecto multiusos con aulas, aseos, despachos, vestuarios, zona de espeleología con gateras etc

“El trabajo ha dado sus frutos y a ver si lo podemos inaugurar a mediados de septiembre”, anuncia Vicente Reyes que, al frente de la Corporación, trabaja porque el Silo sea reconocido como Centro de Formación. “Que sea centro homologado por parte de la Junta porque es la que tiene que homologar. Queremos hacer un convenio con las federaciones para colaborar. Apoyarnos en ellas para que nos aconsejen, para que nos lleven, para que nos den más ideas y, todos juntos, llevar los proyectos adelante: cursos, campeonatos etc. salvando el problema de los técnicos deportivos que llegará con la homologación educativa y de trabajo. A ver cómo conseguimos técnicos que puedan impartir clases porque, ahora mismo, el que aspire a serlo, tiene que marcharse fuera y, la idea, es que se quede aquí, en Chillarón, en nuestras aulas y en las instalaciones”, dice Reyes en el despacho de la alcaldía. “Todo este proyecto, cuanto ante se ponga en marcha, mejor. Y si tenemos que ir a Toledo, iremos. Lo que haga falta porque están llamando a la puerta asociaciones, organizaciones, cuerpos como la UME, bomberos y policía para utilizar toda la infraestructura que hemos venido construyendo estos años, sobre todo la vía ferrata pero, para hacerlo, para que puedan practicar deportes de forma oficial y segura, las instalaciones tienen que estar homologadas aunque, de hecho, ya lo estén de obra porque tenemos homologación a falta del certificado de la Junta. El que lo ha construido lo ha homologado para que, cualquier deportista, con cierta experiencia, pueda practicar las modalidades que tenemos pero, para un campeonato, hace falta una certificación por parte de la Junta”, añade Vicente.

“Las clases, por nuestra parte, se harían aquí, en chillaron. En las aulas construidas para esa finalidad y, si no fuera posible porque se quedaran pequeñas, tenemos el salón multiusos. Se trata de que se queden aquí y que, todo eso, sea un revulsivo para el pueblo. Ya he hablado con los hosteleros para que echen una mano y no se nos vaya la gente a Cuenca porque, aquí, se disparen los precios. Tenemos 4 casas rurales, el hotel, tres bares, el restaurante…tenemos un pueblo preparado y hay que ser competitivos. Que no espantemos al visitante” finaliza Vicente Reyes recordando que la inauguración oficial tendrá lugar en los primeros días del mes de septiembre. “Llevamos tres años y esto va fraguando. Después de llamar a tantas y tantas puertas, por fin vemos un horizonte seguro. Una línea de vida a la que anclar el mosquetón de las ilusiones”.

 

 
Comparte esta noticia: