Está claro para el firmante que, por más que se empeñe, no aprende mucho de los muchos y variados consejos que gratuitamente  – y sin solicitarlos, sea dicho también –  le pretenden endosar los amigos y no tan amigos; por más intentos que haga cuando pretende hacerlos y hacerlos bien, tal y como le fueron emitidos.

Greta Thunberg
Francisco R. Breijo-Márquez

Por fas o por nefas, siempre cae en los momentos más inoportunos, que suelen ser la mayoría.

El otro día sin ir más lejos, que el firmante estaba con un trancazo del dieciocho como poco, y dopado a base de paracetamoles codeínicos, el firmante citado tuvo que aguantar una somanta de consejos y peripecias de un compañero de campo, don Rubén – no conozco sus apellidos – mientras disfrutábamos de algún rato de cháchara entre tontería y tontería de timbrazo, sentados en un sofá medio confortable en un pueblo dormitorio de mi pueblo. Fue una guardia de diecisiete horas ininterrumpidas, lo juro.

El muchacho (es muy joven)  empezó el palique sobre cómo debería funcionar la atención primaria en España, sin dejar títere con testa. Raro en el firmante pero, en la mayoría de sus discernimientos no tenía otra que darle la razón, algo realmente raro en el firmante, que es un sofista y más que un sofista – en el mal sentido del término – y es capaz de demostrar que es blanco todo un tizón.

Puesto que la razón, la sensatez, el juicio y hasta la lógica estaban de su parte, no le quedo otra al firmante que preguntarle si todo lo que le estaba comentando, lo había puesto ya en conocimiento de las autoridades pertinentes , que en mi pueblo solo pulula eso: autoridades, la gran inmensidad impertinentes, y jefecillos al paño que no saben más que caer de pie gobierne el color que gobierne; o sea, tentetiesos o don-pimpones que les denomina el firmante.

A lo que me respondió que no, que todavía no pero que “…mas tarde que temprano…”. Con lo cual me llevé el chasco del momento.

Me aplanó totalmente y corroboró el dicho de ‘mucho decir y  poco hacer’.

O lo que es lo mismo: “pasilleo”,  y si me salpica… negación absoluta de lo que dije y tu palabra contra la mía, y…todas esas cobardías que son adalid de nuestra vil cultura. Desafortunadamente.

Pero, oiga, por consejos y correrías que no quede ni una pizquita. Resulta evidente al firmante que el firmante se puso más enfermo de lo que ya estaba puesto que odia tan a muerte los ‘pasilleos’ pizca más o menos como Hannibal  odió eternamente a los romanos. O así lo estudió el firmante.

¡Mucho lerele y nada larala!

El firmante, al menos, intentó ponerlo en conocimiento del Sr. Fernando Mora (socialista a mi pesar) y buena persona y orador allá dónde hiciera falta. Pero me hizo el caso de ‘ir y llover’, por lo visto, puesto que puse en su conocimiento las mismas tremendas tropelías que se estaban cometiendo en la Atención Primaria castellano-manchega que se cometían con el gobierno anterior. Que el firmante lo sabe a base de bien, de buena tinta y sin ambages, puesto que una cosa es opinar al buen tuntún y otra opinar habiendo mamado la causa y el efecto; algo de lo que presume el firmante.

Mientras los don-pimpones (o tentetiesos) sigan a sus anchas la cosa no pinta ni pintará bien. Se mire por dónde se mire, amigo Mora.

¡Hágame algo de caso, hombre! (el día menos pensado, escribirá el firmante a este respecto pero con entuertos y apellidos de ser preciso; que lo es).

Todo esto viene a colación de que habiéndome puesto más malo de lo que ya estaba (¡esta gripe traidora, o lo que sea…!), no tengo otra que, entre timbrazo sin fuste y timbrazo gilipollesco, encender la tele y ver a una tal Greta Thunberg , sueca de no sé dónde de Suecia, modosita y menudita y con ¡dieciséis años!

Recorriendo de parte a parte el globo terráqueo -porque la tierra no es plana cristalinamente escribiendo, y menos ahora que es el centenario de la vuelta al mundo de Magallanes y Elcano con proa puesta a poniente todo el rato – : De gratis ha de suponer el firmante que va la chiquilla, si no…¡de qué! , llegando la moza hasta las Naciones Unidas para dar un discurso sobre el cambio climático y sus maléficas  consecuencias.

Que, oigan, el abajo firmante está plenamente de acuerdo con que hay que tomar medidas acerca del problema, la cuestión es que no se dispone de metro de medir consensuado y así va la cosa.

En lo que ya no está de acuerdo en absoluto el firmante es que , una púber de dieciséis años sea la abanderada de tales cosas. Y vaya de la ceca a la meca proclamando sus premisas.

Nada personal tiene el firmante contra tal persona – Greta Thunberg – ni contra su edad (qué mas quisiera el firmante).

No obstante, y hasta dónde el firmante sabe, en su país de origen – o sea, éste – la educación secundaria OBLIGATORIA (E.S.O. en su acrónimo) comprende desde los seis a los dieciséis años, y esta muchacha, que el firmante sepa, empezó con estos menesteres hace año y medio como poco. Por tanto, ha debido estar haciendo novillos durante al menos 2.880 días, entre viajes, preparación de maletas, retrasos de acarreos, preparación de discursos, correcciones de los mismos y otras murgas más que ni apunta el firmante. Sin contar vacaciones, vale.

Si lo que han pretendido los prebostes del “tema” (y directores-regidores de la muchachuela) era dar un golpe de efecto con la pobre Greta Thunberg , dada su edad y su supuesta sensatez para tal fugacidad, habrán conseguido sus adeptos y sus admiradores, que los hay …y muy lastimeros.

Pero el firmante no cae en ese saco. Es más, le parece indecente la utilización mediática de la pubescente. Además…le parece muy sosaina la jovencita, ¡qué quieren que les diga!

Y como el firmante se puso más malo de lo que estaba con la aparición televisiva de la mozuela, pues fue a echarse en el camastro. Un nuevo timbrazo le impidió el relaje.

Si Echániz era arrogante y farolero, Fernández Sanz es todo lo contrario, tímido callado, y hasta desaparecido hasta la desesperación. Con idénticos resultados para ambos, que bien que lo está mamando el firmante y así lo afirma y escribe.

Y que bien lo ha dicho sin acudir todavía a organismos superiores.

¡Hala, me voy! Que me toca el paracetamol codeinizado.

P.S.- Pareciera que me ha dado por las féminas. El otro día Leticia. Hoy Greta Thunberg …no sé dónde voy a llegar por no hacer caso a tanto consejo gratuito…e inútil.

Firma invitada: Francisco R. Breijo-Márquez. Doctor en Medicina. Full Professorship of Clinical and Experimental Cardiology at East Boston Hospital, Boston. Massachusetts. (On voluntary leave, currently)