Consejera en BrihuegaLa consejera de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha, Elena de la Cruz, ha visitado hoy la localidad de Brihuega para comprobar el ritmo de la obra recientemente iniciada en el primer tramo de acceso de la carretera CM-2011 a la localidad, en la que el Gobierno regional va a invertir una cantidad superior a los 300.000 euros. Elena de la Cruz ha recorrido el tramo en obras, comprendido entre el casco urbano y el merendero, en el que la Consejería de Fomento está llevando a cabo una actuación que no sólo va a consistir en un refuerzo de la capa de rodadura existente, sino que servirá para ampliar uno de los márgenes y garantizar con ello la seguridad de los peatones que transitan hacia las fincas del núcleo urbano integradas en este tramo de carretera.

La solución propuesta consiste en la ejecución de una acera amplia, circunstancia que requiere de un desmonte de la pendiente anexa a la calzada que se rematará parcialmente con un muro de mampostería. También se procederá al ensanchamiento mediante un arcén de medio metro de anchura y a instalar canalizaciones con puntos de luz bajo la acera para un futuro alumbrado, además de ejecutar los oportunos trabajos de canalización de aguas pluviales y drenaje, imprescindibles debido a la fuerte pendiente sobre la carretera. Como medida ambiental se prevé la instalación de un seto de arbustos en las zonas terrizas. También se repondrá la señalización y se adecuarán las entradas a las seis fincas que atraviesa el tramo sobre el que se está actuando.

La consejera ha puesto de relieve la importancia de la actuación para la seguridad vial de los peatones que pasean hasta el merendero en lo que constituye el principal enlace desde el municipio en sus conexiones con la autovía. De la Cruz ha indicado que las obras se prolongarán aproximadamente hasta finales de 2016 en función de las condiciones climáticas. Mientras duren las obras, la entrada y salida hacia Torija y la autovía se ha resuelto con un paso alternativo por la CM-9203, que discurre en paralelo a la carretera objeto de la actuación con una desviación mínima en el recorrido.

Según ha confirmado la consejera, antes de la visita a la citada obra se ha reunido con el alcalde de la localidad, Luis Manuel Viejo,  para confirmar que la localidad de Brihuega se encuentra en el bloque de actuaciones prioritarias que el Gobierno regional está preparando en materia de depuración de aguas residuales. Hasta la fecha, Brihuega es una de las localidades de la región que están siendo objeto periódico de sanciones tras las mediciones de calidad de agua que realiza la Confederación Hidrográfica del Tajo. Elena de la Cruz ha confirmado que la nueva depuradora se ejecutará a lo largo del presente mandato y ha recordado que el ejecutivo regional paralizó a finales de 2011 las obras de 157 depuradoras en toda la región, pese a que numerosos municipios de más de 2.000 habitantes eran objeto de duras sanciones por no depurar las aguas sucias.

El Gobierno regional utilizará “todas las herramientas legales” para impedir un hipotético trasvase adicional al Segura

La consejera de Fomento, Elena de la Cruz, ha declarado hoy en Brihuega que el Gobierno Regional empleará “todos los mecanismos legales” a su alcance para “impedir” que el Gobierno de España autorice una derivación de agua extraordinaria entre Entrepeñas-Buendía y la cuenca del Segura tal y como están solicitando desde Murcia en las últimas semanas, desde donde reclaman un trasvase adicional de entre 70 y 80 hectómetros cúbicos.

La consejera ha pedido “cordura” en relación a cualquier toma de decisión en este sentido, toda vez que la cantidad reclamada multiplica por cuatro los envíos ordinarios de agua que el Gobierno en funciones ha autorizado en los últimos tres meses, a razón de 20 hectómetros cúbicos mensuales. No obstante, De la Cruz ha confesado que desde el Gobierno de Castilla-La Mancha no se descarta ninguna postura al respecto por parte del Ministerio que dirige Isabel García Tejerina.

“Nos tememos lo peor”, ha afirmado la consejera, añadiendo que “no sería la primera vez que el Gobierno retorciera la ley para aprobar trasvases de dudosa legalidad”. En este sentido, De la Cruz ha recordado que la pasada primavera se empleó sospechosamente el sistema de bombeos entre Entrepeñas y la presa de Bolarque para aumentar artificialmente el volumen de agua embalsada y poder enviar 38 hectómetros cúbicos al Segura en lugar de los 20 de tope máximo que establece la legislación en función del agua almacenada en aquel momento.“Estamos expectantes y estaremos muy vigilantes”, ha dicho en relación a la posibilidad de que se ceda ante la exigencia de un trasvase adicional.

De la Cruz ha dicho que “entendemos la necesidad de agua”, aunque ha conminado al Gobierno de España a que dé un primer paso consistente en reclamar al ejecutivo murciano que suprima las trabas administrativas que “está poniendo para que la desaladora de Escombreras funcione al cien por cien” en lugar de “seguir esquilmando el Tajo, un río que ya está totalmente esquilmado”.