El Gobierno de Castilla-La Mancha, que preside Emiliano García-Page, que modificará el año próximo políticas activas de empleo que faciliten el acceso al mercado ordinario de trabajo a las personas desempleadas de larga duración y en riesgo de exclusión social a través de una partida de 112 millones de euros, y mantendrá elevada su apuesta por la mejora en la formación y orientación de las personas desempleadas a través de los programas mixtos de Formación Profesional, para los que destinará hasta 76 millones de euros en 2020.

Franco anuncia que la Junta destinará 112 millones de euros a políticas activas de empleo y medidas 51,5 millones para el Plan de Empleo 2020
Las partidas para políticas activas de empleo alcanzan los 112 millones de euros e incluyen 51,5 millones para la ejecución del plan de empleo 2020 y los programas para la Formación Profesional mixta y para el empleo suman 76 millones de euros.

Así lo ha detallado la consejera de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno de Castilla-La Mancha, Patricia Franco, instantes antes de comparar en las Cortes Regionales en el marco de la Comisión de Economía y Presupuestos, donde ha avanzado que la cuantía de su departamento para el año que viene se eleva por encima de los 296,89 millones de euros, un 11,23 por ciento más que en el presupuesto anterior, duplicando efectivamente el crecimiento total recogido en el anteproyecto de Ley de Presupuestos de la región, que es del 6,65 por ciento.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo ha detallado las líneas y los principales programas de gasto para el próximo ejercicio en el ámbito de sus competencias, en los que incluyen una cuantía de 112 millones de euros para las políticas de fomento del empleo y partidas que suman 76 millones de euros en aquellos programas destinados a la Formación Profesional para el Empleo y Programas Mixtos de Formación y Empleo, donde se reeditarán las principales acciones que desarrolla esta Consejería.

“Mientras siga haciendo personas en situación de desempleo en nuestra región trabajaremos sin descanso”, ha dicho Patricia Franco, que ha afirmado que en 2020 “seguiremos intensificando nuestras políticas de empleo para dar continuidad a las actuales, e implementaremos futuras estrategias que faciliten el acceso al empleo de calidad «. Para ello, el Gobierno de Castilla-La Mancha continuará con la ejecución de planos de empleo que garantiza una oportunidad de acceso al mercado de trabajo, así como medidas de orientación y formación para el empleo a colectivos con mayor dificultad de inserción. La cuantía del plan de empleo 2020 ascendió a 51,5 millones de euros.

El Ejecutivo autonómico adaptó el actual Garantía + 55 para dirigirlo al colectivo de mayores de 52 años, bajo la denominación de Garantía + 52, con una inversión de 3,8 millones de euros con las que se espera llegar a más de 1.200 personas. Además, mantendrá la iniciativa del Cheque Transición para facilitar el tránsito del empleo subsidiado al mercado ordinario de trabajo, con una cuantía de 1,5 millones de euros de la que se puede beneficiar más de 300 personas; y habrá una apuesta “decidida y contundente” por la Estrategia por el Empleo Juvenil, destinando 11,5 millones de euros a las ayudas entre las que se encuentran las que tienen que pretender incentivar el desarrollo de proyectos que ofrezcan a los jóvenes una primera oportunidad laboral, 5,5 millones de euros, o el fomento de los contratos en prácticas, que pretende llegar a más de 1. 000 jóvenes gracias a una inversión de 5,6 millones de euros; entre otras.

Dentro de esas políticas dirigidas al empleo de los jóvenes se mantendrá una actuación pionera en el país, como es el Plan de Retorno del Talento, que se regirá con una cuantía de 700.000 euros, y también asistiremos a aquellos proyectos de compromiso de contratación que se instalen en las zonas rurales más afectadas por el reto demográfico.

El arranque de la ejecución del presupuesto 2020 en la Consejería de Economía, Empresas y Empleo supondrá la puesta en marcha de la Estrategia para el Empleo de Personas con Discapacidad, que está dotado con 21,5 millones de euros y que promoverá tanto el trabajo a a través de los centros especiales de empleo como la contratación indefinida por parte de las empresas, impulsando la inserción de 4.000 personas.

Apuesta decidida por la Formación Profesional para el Empleo y la Formación Mixta

 La consejera de Economía, Empresas y Empleo ha destacado la puesta en marcha de una Dirección General de Formación Profesional como una muestra del compromiso y la voluntad política del Ejecutivo autonómico de apostar por la formación acreditable a través de los certificados de profesionalidad. Por ello, en 2020 se publicará la Orden de Bases que regulará la Formación Profesional para el Empleo en Castilla-La Mancha, y que incluirá las convocatorias que ya se realizan por parte del Ejecutivo autonómico: las dirigidas a personas ocupadas (Modalidad I) con un presupuesto de 6,3 millones; aquella destinada a personas desempleadas (Modalidad II), con 21,5 millones; y la Modalidad II que incluye compromiso de contratación, con 3,2 millones. A través de estas iniciativas se pretende dar una oportunidad de formación a más de 20.

En estas políticas dentro del área de Formación Profesional seguirán en marcha programas como el Dual Empleo, el CREA, Formación Plus o el Programa de Recualificación, que contará con 22,5 millones de euros para llegar a más de 2.250 personas.

Junto con la Dirección General de Formación Profesional, la Consejería cuenta desde el inicio de la presente legislatura con una nueva Dirección General de Autónomos, que pretende responder de manera más directa al colectivo de casi 150,000 trabajadores por cuenta propia que hay en Castilla-La Mancha . La Dirección General contará con un presupuesto de 16,7 millones de euros, lo que supondrá un aumento del 57,07 por ciento con respecto a 2019, y qué incluirá siete millones de euros para la reedición del Plan Regional de Autoempleo, Creación de Empresas y Emprendimiento.

Además, Patricia Franco ha reiterado la apuesta del Ejecutivo autonómico por el Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales de Castilla-La Mancha 2017-2021, y ha subrayado el incremento en más de un 63 por ciento en la cuantía destinada a este ámbito, que ascendió en 2020 por encima de los 2,5 millones de euros y que incluyó una novedosa línea de ayuda para fomentar la formación preventiva en los trabajadores autónomos.

 
Comparte esta noticia: