FESP UGT Enseñanza CLM considera inseguro reabrir los centros educativos en septiembre con la situación sanitaria actual
• El sindicato considera que la Consejería de Educación había previsto una situación epidemiológica más favorable para septiembre cuando apostó por la vuelta a la actividad presencial en todos los niveles, pero la situación ha empeorado significativamente.

FeSP UGT Enseñanza CLM considera que la situación actual provocada por la COVID-19 no permite la apertura segura de los centros educativos en la región y alerta de que serán un foco de contagio. Según Manuel Amigo, responsable de Enseñanza de FeSP UGT CLM, “la Consejería de Educación había previsto una mejor situación epidemiológica para septiembre cuando apostó por la vuelta a la actividad presencial en todos los niveles, pero la situación ha empeorado significativamente
“, por lo que UGT le insta a replantearse las actuaciones y a impedir que los centros educativos abran en comarcas donde no se tenga controlada la pandemia.

UGT insiste en que, al margen de este incremento de contagios, la Junta debería haber reforzado mucho más las medidas para retomar la actividad presencial. Según Amigo, tendría que aumentar la inversión anunciada para poder costearlas y haber profundizado en varios aspectos: la reducción del número de alumnos/as por grupo; el aprovechamiento de infraestructuras y las medidas organizativas para aumentar el distanciamiento social en los accesos a los centros y en los espacios comunes; además de establecer un protocolo más claro sobre cómo actuar ante un caso de COVID-19 de alumnos o profesores.

Por otra parte, FeSP UGT CLM llama a abordar otras cuestiones si finalmente no se reanuda la actividad presencial, como la distribución de equipos informáticos al alumnado y al profesorado que lo precise; ayudas a la conexión a internet; y la puesta en marcha de la nueva plataforma educativa a distancia con todas las funcionalidades necesarias y con formación al profesorado. Sin olvidar que es necesaria una regulación del teletrabajo lo antes posible si este va a prolongarse en el tiempo y negociar una reducción de periodos lectivos semanales del profesorado para que puedan atender al aumento en tareas que conllevará la, casi segura, coexistencia de la actividad presencial con la actividad a distancia.

Amigo alerta de que estamos ante una situación de emergencia y de que un centro educativo cien por cien seguro, a día de hoy, es imposible de conseguir. “Los centros educativos, en su funcionamiento tradicional, son la antítesis de lo que las autoridades sanitarias exigen para contrarrestar los contagios, va a ser dificilísimo mantener una actividad fundamental como es la actividad educativa presencial en los centros con una mínima normalidad sanitaria, educativa y social, mientras la pandemia siga en crecimiento”.

 
Comparte esta noticia: