Las reformas estructurales de la economía española para combatir la crisis económica iniciada hace una década son “una asignatura pendiente”, a la vez que “importante y urgente”, para la mejora y el incremento de la productividad del país. En ello coinciden los expertos que se dan cita hoy y mañana en las VI Jornadas de Economía Española que se celebran en el Campus de Ciudad Real de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Expertos coinciden en la UCLM en que las reformas estructurales son una “asignatura pendiente” de la economía española
El Campus de Ciudad Real celebra hoy y mañana las VI Jornadas de Economía Española

Los temores de una nueva recesión mundial planean de nuevo en el aire justo una década después de la quiebra del gigante financiero Lehman Brothers que incendió los mercados y aceleró la crisis mundial cuyos primeros síntomas comenzaron a ser visibles a mediados de 2007.

Aquella crisis y las nefastas consecuencias socioeconómicas derivadas de ella hicieron más que evidente la necesidad acuciante de emprender reformas estructurales en España que corrigieran, entre otras, las debilidades de la estructura productiva y del sistema de innovación, y las rigideces de mercados como el del trabajo o el de la vivienda. Pero, ¿España ha hecho los deberes?

La cuestión es objeto de análisis hoy y mañana en el Campus de Ciudad Real por el conjunto de expertos que participan en las VI Jornadas de Economía Española, organizadas por los profesores del Área de Economía Española Internacional de la Universidad de Castilla-La Mancha María Jesús Ruiz y Enrique Viaña.

Éste último era rotundo durante la inauguración de la actividad y afirmaba que “España no ha hecho las reformas estructurales necesarias. Es una asignatura pendiente”. El profesor Viaña, en su intervención, ha aludido al “cambio histórico” que en los últimos diez años ha vivido la economía española, que ha pasado de ser “una economía muy deficitaria con el exterior” a convertirse en “fuertemente exportadora, capaz de atraer inversión extranjera”, pero ello a costa de sacrificar el valor de nuestro trabajo que “lo hemos tirado para abajo, vendiendo nuestra riqueza más barata”. En su opinión, éste debe ser un modelo transitorio porque de otra forma “no podremos sostener muchas de las prestaciones políticas del Estado del Bienestar, como las pensiones o el contrato social” y “si no aprobamos las asignaturas pendientes seguiremos repitiendo curso”.

De su lado, el decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Juan José Rubio, encargado de inaugurar las jornadas, ha advertido que el ciclo de crecimiento vivido en la última década, que ha permitido recuperar el terreno perdido, “tiene fecha de caducidad, porque una vez superemos el nivel de equilibrio el país necesitará mejorar e incrementar su nivel de productividad” y, para ello, “se necesitan reformas estructurales importantes y urgentes, pero que son abordables”.

Entre dichas reformas hay una siempre recurrente: las pensiones. “Es una asignatura pendiente permanente, que siempre la vamos postergando”, tal y como ha manifestado momentos previos a su ponencia el director asociado de Analistas Financieros Internacionales, José Antonio Herce. El mismo ha afirmado que el origen del problema de las pensiones se inscribe en el fenómeno de la longevidad. “Cada día que pasa la sociedad vive cinco horas más y el problema es que no sabemos qué hacer con esas cinco horas extras salvo dedicarlas al ocio y no aplicarlas a actividades productivas, por tanto, esas ganancias de vida las utilizamos para pedir pan y no para aportarlo. Ahí está el verdadero problema y no en que haya más o menos niños o inmigrantes, si no que nos resistimos panza arriba a remover la tiránica barrera de los 65 años”. Ello, ha advertido, se acompaña de la alarma social que genera la automatización del trabajo y que “los robots nos quiten el empleo”, algo que “no va a ocurrir”.

Las jornadas, a las que se han inscrito 150 alumnos, se complementan hoy con las intervenciones del investigador del Real Instituto Elcano Ignacio Molina, quien ha analizado el nuevo orden mundial y su impacto en España y Europa; y del presidente de la fundación Círculo de Economía, Antón Costas, quien ofrecerá cinco propuestas para un nuevo contrato social para España. La actividad se retomará mañana con el profesor de Economía Aplicada de la Universidad Rovira i Virgili Agustí Segarra, quien hablará de la sincronización de las políticas de ciencia y tecnología en España; y el economista Juan Francisco Jimeno que impartirá una ponencia sobre los retos del mercado de trabajo. El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid José Luis García Delgado impartirá la conferencia de clausura, Ante 2019: un año crucial para Europa y España.