Estudiantes de la Mención de Educación Física del Grado en Educación Primaria del Campus de Ciudad Real han trabajado durante el primer cuatrimestre el modelo pedagógico de educación deportiva, una metodología que desarrolla los valores sociales, especialmente los derivados del deporte, y la responsabilidad personal. El proyecto, desarrollado en la asignatura Iniciación Deportiva, ha tomado como base el quidditch, el deporte que practican los personajes del mundo mágico de la saga de Harry Potter y que ha sido adaptado a la vida real. Tras el trabajo previo, hoy han tenido lugar las semifinales y la gran final entre equipos.

Estudiantes del Campus de Ciudad Real aprenden el modelo de educación deportiva a través del quidditch, el juego de Harry Potter
La metodología, trabajada en la asignatura Iniciación Deportiva de la Facultad de Educación, desarrolla valores sociales y la responsabilidad personal

Nunca hasta hoy se había visto en el Campus de Ciudad Real una competición de quidditch, el juego que popularizaron las novelas de Harry Potter y que enfrenta a dos equipos cuyos jugadores van montados en una escoba y tienen que hacer más puntos que el rival metiendo una pelota en un aro. El torneo ha venido a cerrar un proyecto educativo desarrollado en la asignatura de Iniciación Deportiva de la mención de Educación Física del Grado en Educación Primaria, impartida por el profesor David Gutiérrez Díaz del Campo.

A lo largo del primer cuatrimestre del curso, profesor y alumnos han trabajado con la metodología Educación Deportiva, un modelo, según Gutiérrez, con un “enorme potencial pedagógico”, con el que no sólo se aprenden contenidos deportivos, sino también valores sociales y responsabilidad personal como son las propias de los distintos roles deportivos, ya que los alumnos, además de ser jugadores hacen también de entrenadores, árbitros, periodistas, preparadores físicos,…

Ya en anteriores cursos académicos, en la propia asignatura se ha trabajado esta metodología con proyectos basados en deportes más convencionales. Sin embargo, en éste, el quidditch ha permitido combinar el modelo de Educación Deportiva con otras metodologías innovadoras como es la gamificación, al utilizar un mundo de fantasía ya creado para aportar un extra de motivación al alumnado.

El objetivo último, indica el profesor David Gutiérrez, es que los estudiantes “aprendan el modelo haciéndolo, lo que llamamos ‘vivir el currículum’”. El modelo pedagógico Educación Deportiva deberán de implementarlo durante su periodo de prácticas en centros educativos, así como en su futura labor docente, ya que el mismo está presente en las orientaciones pedagógicas que recoge el Currículo de Educación Primaria de Castilla-La Mancha.