De derecha a izquierda, Antonio Abarca, Enrique Martínez, Jorge Sánchez y José Antonio Panadero

Enrique, Enrique Martínez Gil, arquitecto y fotógrafo, tiene una forma de mirar, tras una cámara fotográfica, distinta a los demás fotógrafos. Siempre lo he dicho. Cuando Enrique enfoca, los demás estamos a contraluz. O como escribe José Carlos Calvo: si el ojo de un capuz es la cámara más precisa para una memoria nazarena, el de Enrique es el que la maneja a su antojo y de qué forma.

Algo así ha dicho Antonio Abarca, Vicepresidente de la Junta de Cofradías, en la presentación de la exposición “Hay otra Semana Santa” de Enrique Martínez Gil cuando, en el salón Marco Pérez del Museo de la Semana Santa, ha explicado que, a pesar de estar el presidente, Jorge Sánchez, era él el encargado de hacer las presentaciones porque, además de amigos, con Enrique le une la pasión fotográfica de las publicaciones en las que, Enrique, siempre ha colaborado. No es nazareno de túnica y capuz, no, pero sí lo es cuando, con su cámara, descubre una Semana Santa profunda. Una visión que para nosotros resulta siempre inédita, dijo Antonio Abarca.

Catálogo de la exposición

Además de Antonio, ocupaban lugar a la mesa del citado salón, el propio Enrique, autor de las fotografías, Jorge Sánchez Albendea, presidente de la JdeC, y José Antonio Panadero, autor –junto con Leopoldo Amigo- de un documental, grabado en el año 1976, en formato Super 8mm, que pudimos ver al final de la presentación de esta exposición titulada “Cuenca. Hay otra Semana Santa”.

Una de las fotografías realizadas en El Salvador

Esta exposición es un acto de justicia, y creo que es justo devolver a la sociedad conquense nazarena en forma de exposición fotográfica de lo que de alguna manera me he apropiado de ella, dijo Enrique Martínez Gil nada más comenzar su explicación. Soy de la idea que el trabajo de uno no se puede quedar oculto y, por eso, o por deformación profesional, acostumbrado a que nuestras obras se vean expuestas a la opinión de la gente, creo que la fotografía se realiza ante todo para su contemplación, añadió.

Como ocurre siempre en cada cita nazarena, no había sillas vacías en el salón Marco Pérez. En la tercera planta del Museo de la Semana Santa aunque, la exposición, la viéramos en la más baja. Una forma de agradecer así, a la Junta de Cofradías, dijo Enrique, el que haya contado conmigo 14 años en sus publicaciones de “Cuenca Nazarena” y, especialmente, a Antonio Abarca que tan buen trabajo ha realizado para situar las publicaciones en el lugar que están actualmente”, añadía Enrique, al tiempo que recordaba el décimo aniversario de la publicación de su libro “Pasión por Cuenca”.

Se trata de una exposición en la que ofrece un punto de vista un tanto alejado de los tópicos para mostrar la plástica tan atractiva como original que la rodea, y valorar, cómo no, el esfuerzo de mucha gente anónima sin la cual, sería imposible su puesta en escena. Una exposición que, curiosamente, está realizada íntegramente en blanco y negro: sí, es que siendo nuestra Semana Santa tan colorista, parece que mostrarla de esa forma es perderse algo relevante. Por eso he querido que el color no me distrajera de otros detalles que entendía fundamentales para su comprensión y, de ahí, su ausencia, explica Enrique, abundando en el cuidado que ha puesto en todo el proceso: selección de cámara, objetivos, tratamiento, retoque, elección de papel, impresión y enmarcado.

Puesta en andas

Para la ocasión, se ha realizado un libro catálogo de la exposición siguiendo la línea de lo expresado anteriormente: que toda obra fotográfica, debe quedar impresa. Lo bueno del catálogo es que, además de las 38 fotografías expuestas, podemos ver otras 30 que, por problemas de espacio, no tenían cabida.

Con los aplausos para el fotógrafo, llegaron los vídeos. El primero, rodado en Super 8mm por José Antonio Panadero y Leopoldo Amigo, abría en canal una Semana Santa de hace 43 años con la Banda de Cornetas y Tambores de la Guardia Civil, los “Grises” en la procesión de las Turbas y algunos edificios aún por construir. El segundo, “Cuenca, hay otra Semana Santa”, contenía las fotografías de la exposición. Instantáneas que, como esperaba el fotógrafo, produjeron eso, sentimientos, sonrisa, recuerdos, tristezas, ternura o pasión.

La pueden ver desde hoy, hasta el 28 de Abril.

Museo de la Semana Santa de Cuenca.