El telón del teatro del Colegio Salesiano de Guadalajara volvió a subir. Después de un año desde el deceso de Santiago López Lara, salesiano, su fundador allá por el año 2001, el grupo vuelve a funcionar. Llega con una obra con mucha fuerza y mucho trabajo: Matilda.

Emotivo estreno de Matilda a cargo de alumnos, profesores y antiguos alumnos de los SalesianosUnos 120 alumnos, padres, profesores y antiguos alumnos de la mano de Pablo Patiño, que ha asumido con maestría y mucho trabajo la dirección del mismo, han puesto en escena este entrañable musical que todavía no se ha estrenado en España.

“Hemos disfrutado de un espectáculo único junto con los familiares de Santiago, el señor Alcalde, el concejal de Cultura, el Inspector de los salesianos de Madrid, y un buen nutrido grupo de profesores, padres de alumnos, personal del colegio, amigos de la obra salesiana”.

La intensa preparación del musical durante más de un año ha obtenido el premio al esfuerzo y la satisfacción del trabajo bien hecho. Los niños representaron, bailaron con una perfección poco acorde con su edad. Los espectadores nos quedamos admirados de lo bien que realizaron las coreografías. El montaje, por su parte, fue tan digno que nada tiene que envidiar a los musicales que se exhiben en muchos de los teatros de las grandes ciudades. Los diálogos, los guiños humorísticos aliviaron las escenas de profunda emotividad.

La velada terminó de forma entrañable. El director de la obra, José Carlos Sobejano presentó a las hermanas de Santiago que estaban emocionadas por todo lo que ha conseguido el Teatro, por todo lo que hizo su hermano y el legado que ha dejado. Hablaron también el nuevo director del grupo de Teatro, Pablo Patiño, que habló del intenso trabajo hecho, el Alcalde de Guadalajara, Antonio Román, dio las gracias por todo lo que se ha ido haciendo durante estos 17 años. Terminó el turno de palabra, Juan Carlos Pérez Godoy, Provincial de los Salesianos de Santiago el Mayor, que añadió que el salesiano que hace falta es este: uno como Santiago que viva con pasión y entrega su trabajo.

“Durante estos meses seguirá representándose la obra. Os invitamos a todos a venir a verla. Será una tarde inolvidable”.