El turismo poco a poco vuelve a recuperarse en Sacedón..., a pesar del trasvaseMás de 1800 turistas han pasado por la Oficina de Turismo de Sacedón mientras que, por su parte, la Vía Ferrata atrajo a casi otros novecientos por su cuenta. Al menos una tercera parte de los visitantes duerme en el municipio, una cifra muy positiva para la hostelería que revierte en beneficio de todos los vecinos y los municipios de alrededor

Ha bastado un poco más de agua este año en Entrepeñas y Buendía, que apenas superaron el treinta por ciento de su capacidad, para que los engranajes del otrora destino turístico por excelencia de la provincia volviesen a funcionar. Sin demasiada estridencia, las cifras y las últimas noticias invitan a soñar con futuro mejor a medio plazo.

Alguno más de 1800 turistas recibió la Oficina de Turismo esta temporada, una cifra ligeramente superior a la que registró el año pasado y a la que cabría sumar los 883 usuarios que pagaron la correspondiente tasa de tres euros por el uso de la Vía Ferrata Boca del Infierno. Unas cifras muy positivas que no tienen en cuenta a los numerosos visitantes que no pasan por las dependencias municipales, pero disfrutan del encanto ribereño descansando en sus terrazas.

A falta de agua, que fue desapareciendo por la tubería camino de Murcia según llegaba el verano, la mayoría de los visitantes preguntaron por la Vía Ferrata y por rutas para andar o hacer en bici. Mucha gente también buscó información sobre el propio Monasterio de Monsalud, que puede visitarse en la pedanía de Córcoles”.

“Seguimos trabajando para recuperar el motor socioeconómico del pueblo, que es el Turismo”, explica Francisco Pérez Torrecilla, su alcalde. “Es complicado sin el agua, que a nadie se le escapa que era nuestra principal baza, pero mientras vuelve, que volverá, podemos aprovechar un paisaje que sorprende a todos los que nos visitan; invito a visitarnos a cualquiera que quiera desconectar en otoño, caminando por nuestros montes encontrará la paz y el sosiego que nos envuelve y nos viste con esos colores dorados y granates tan característicos”.