El Servicio de Oftalmología del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha recuperado ya el cien por cien de la actividad quirúrgica habitual tras la crisis sanitaria por Covid-19 que obligó a suspender todas las intervenciones oftalmológicas que no tuvieran un carácter urgente.

El Servicio de Oftalmología del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca ha recuperado ya el cien por cien de la actividad quirúrgica
Debido a la pandemia por COVID-19 durante los meses de marzo y abril los pacientes con patología ocular grave o degenerativa fueron atendidos en el Centro de Especialidades de Cuenca donde se trasladó y montó el aparataje y equipamiento necesario para la atención oftalmológica en dos consultas.

Este servicio hospitalario ha sido pionero en la recuperación de la actividad quirúrgica y la atención en consulta no urgente y para ello, según explica el jefe del Servicio, el doctor Ricardo Menoyo, ha sido necesario adaptarse a la nueva situación adoptando diferentes medidas de prevención y seguridad para ofrecer la mejor atención sanitaria a los pacientes del área de salud.

Entre ellas, cabe destacar la realización de pruebas PCR de detección del coronavirus a todos los pacientes que van a someterse a una intervención quirúrgica 48 horas antes del ingreso hospitalario, con el fin de descartar que puedan tener la infección.

Asimismo, ha sido necesario adoptar diferentes acciones para garantizar una atención segura a los pacientes que no pueden ser atendidos telefónicamente y deben acudir presencialmente a las consultas con los oftalmólogos.

Entre esas medidas, también destacan la citación de un número menor de pacientes para lograr el aislamiento en las salas de espera, la utilización de pantallas protectoras y equipos de protección individual para el examen físico de los pacientes, así como la necesidad de proceder a la desinfección de cada uno de los aparatos y equipos que son utilizados con cada uno de los pacientes.

Consultas en el CECU

El doctor Menoyo ha subrayado que a pesar de la crisis sanitaria y la evacuación de las consultas del edificio del Policlínico de acuerdo con el Plan de Contingencia, el Servicio de Oftalmología ha mantenido la atención de la patología ocular grave y degenerativa de sus pacientes ya que logró trasladar dos de sus consultas al Centro de Especialidades de Cuenca (CECU) del barrio conquense de Villa Román, a donde se llevaron los equipos necesarios para la atención a los pacientes que precisaban atención que no podía demorarse y también se realizaba el seguimiento telefónico del resto.

Asimismo, el Servicio mantuvo la atención a las urgencias oftalmológicas en el Hospital Virgen de la Luz y se realizaron durante los meses de marzo y abril al menos diez intervenciones quirúrgicas de carácter urgente, principalmente desprendimientos de retina, traumatismos oculares, etc.

A finales del mes de abril, el servicio de Oftalmología recuperó de forma progresiva la actividad en las Consultas del Policlínico atendiendo a las necesarias medidas de seguridad  y comenzó la actividad quirúrgica no urgente, que ya se ha recuperado al cien por cien con realización de seis intervenciones por día de sesión quirúrgica, principalmente operaciones de cataratas, vitrectomías y resto de patología no urgente.

Desde el 14 de marzo hasta finales de junio, Oftalmología del “Virgen de la Luz” ha realizado 18 cirugías vitreoretinianas, 70 operaciones de cataratas, 15 cirugías de glaucoma (MICS) y una cirugía de queratocono.

Por último, el responsable de Oftalmología del Hospital conquense ha hecho hincapié en la importancia de la especialización de los facultativos que se integran en este servicio del “Virgen de la Luz” y en la capacidad asistencial y científica de los diez especialistas que conforman ya el equipo de Oftalmología del centro sanitario conquense, en el que también se integran cinco profesionales de enfermería y un administrativo.

Este servicio hospitalario realiza anualmente cerca de 11.300 primeras consultas,  tanto en el Hospital Virgen de la Luz como en el Centro de Especialidades, Diagnóstico y Tratamiento (CEDT) de Tarancón y 11.300 revisiones y más de 1.500 intervenciones quirúrgicas, contando con distintas áreas de trabajo especializadas como la de Glaucoma, Polo Anterior, Retina, Uveitis (inflamación ocular), etc.

En este sentido, el “Virgen de la Luz” ha sido uno de los primeros hospitales de Castilla-La Mancha en incorporar nuevos procedimientos y modelos de tratamientos mínimamente invasivos en las cirugías oftalmológicas, que aportan una mayor seguridad y mejoran la calidad de vida de los pacientes.

 
Comparte esta noticia: