El número de galgos robados en 2018 triplicó a los abandonados, según datos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona). El cuerpo de la Guardia Civil confirma que, tal y como viene denunciando el sector cinegético desde hace más de una década, las mafias dedicadas al robo y explotación del galgo son las principales causantes de su abandono y maltrato.

El robo de galgos triplica al de abandonados y supone ya un problema para cazadores y perros
El Seprona de la Guardia Civil confirma en un documental producido por Mutuasport y las Federaciones de Caza que en 2018 se abandonaron 52 galgos y se robaron 183

La Real Federación Española de Caza (RFEC) destaca las cifras aportadas por el Seprona en un documental producido por Mutuasport y las Federaciones de Caza bajo el título “La verdad sobre los perros de caza”, emitido la pasada semana en redes sociales, que indica que en 2018 hubo 52 denuncias por abandono de galgos, mientras que el total de robos ascendió a 183.

Además, la RFEC denuncia que gran parte de estos ‘abandonos tras la temporada de caza’ son perros robados a cazadores y de los que los ladrones no han podido obtener beneficio, por lo que son abandonados tras quitarles el microchip. Igualmente, son numerosos los perros de razas de caza que sólo se utilizan como animales de compañía, por lo que el abandono de éstos no puede ser achacado a los cazadores.

A pesar de estos datos oficiales que vuelven a desmontar la mentira animalista de los ‘50.000 galgos abandonados’, la RFEC condena firmemente el abandono de perros y lucha por la erradicación de esta práctica. Pero también quiere puntualizar, respecto a los utilizados en la actividad cinegética, que muchos de estos abandonos son en realidad pérdidas, siendo más tarde recuperados por sus propietarios, a pesar de las trabas que muchas protectoras animalistas ponen para ello, tal y como se explica en el reportaje.

“La RFEC y las Federaciones Autonómicas de Caza, junto con Mutuasport, hemos dado un paso al frente para responder con argumentos contrastables a una mentira que se repite cada año injustamente contra la caza. Este documental se ha elaborado como argumento de defensa para el cazador de a pie ante los continuos ataques animalistas”, señala Ignacio Valle, presidente de la RFEC, quien añade que se trata de un proyecto que ha sido ejecutado íntegramente con el esfuerzo de todos los cazadores federados y del que se beneficiará todo el sector.

 
Comparte esta noticia: