En la tarde/noche del miércoles se ha celebrado el segundo encuentro de Liga Sacyr ASOBAL en el David Santamaría. En esta ocasión se trataba del partido correspondiente a la primera jornada, que fue aplazada por motivos sanitarios y nuevamente por estos motivos, el David Santamaría ha tenido que ser testigo mudo de este choque debido a la ausencia de público en sus gradas.

El cuadro alcarreño salía a la pista muy consciente de todo lo que se jugaba y es que, tras encadenar varias derrotas, la necesidad de puntuar comenzaba a convertirse en una urgencia para los pupilos de Ortega. El técnico de Esparraguera sacaba a la pista azul del Santamaría un siete inicial formado por Saeid Barkhordari bajo palos, acompañado de Paredes, Gallardo, Savini, Mouriño, Pereira y como novedad José Luis Roman en el extremo izquierdo.

El Quabit consigue un punto como resultado de una lucha titánica en el SantamaríaLos primeros compases del partido fueron de mucha presión defensiva por ambos bandos y Jaime Gallardo abriendo el marcador para los morados cuando ya iban dos goles por debajo, gracias a las buenas actuaciones de Bols bajo los palos de los navarros. El primer parcial seguía con Anaitasuna por delante y hacía adivinar que el Quabit no iba a tener las cosas fáciles, aunque iba acercándose poco a poco en el marcador gracias a los penalties transformados por Arthur Pereira.

Pasado el minuto 8:00 llegaba el empate a 4 gracias a grandes jugadas del Quabit que, desde el acierto en portería de Barkhordari, las recuperaciones de balón de Mouriño y los ataques de Pereira, por fin obtenían el resultado esperado. Pasado el minuto 10, el Quabit se adelantaba por primera vez en el marcador con un gol del argentino Mouriño y la igualdad se establecía sobre la pista del Santamaría.

Rondando la mitad de la primera parte Quique Domínguez detenía el crono con el Quabit por delante 7-6 para tratar de parar la buena racha de juego de los alcarreños, que liderados por Pereira  y con un Paredes soberbio en defensa, conseguían detener los envites de los pamploneses.

En el minuto 17:08 Ortega detenía por primera vez el crono para dar instrucciones a sus jugadores sobre cómo deshacer el empate que reinaba en el marcador, pero no tanto sobre la pista, donde el juego del Quabit era claramente superior. Y así fue, ya que tras el pequeño parón, Paredes adelantaba de nuevo a los morados 8-7.  Así se sucedía una tanda de goles por uno y otro bando hasta que, rondando el final de la primera parte, los navarros se pusieron las pilas, mejorando su acierto de cara a portería, para llegar al descanso con un  12-14 en el luminoso del Santamaría.

Arrancaba la segunda parte con un Anaitasuna que salía a pista con aires renovados, con un juego más rápido y mayor acierto de cara a portería lo que hacía que abrieran una brecha de hasta cuatro goles en el marcador, pero el Quabit reaccionó a tiempo y, no con poco esfuerzo, consiguió en el minuto 41 recortar las distancias hasta tan solo dos goles de diferencia.

En el minuto 43:10 Paredes conseguía igualar el marcador 21-21 de nuevo para los morados, gracias a un gran momento de juego del conjunto alcarreño, demostrando mucha concentración y una capacidad de lucha, marca del conjunto de Ortega en esta temporada. A partir de ahí comenzó un ritmo trepidante y frenético con goles de Anaitasuna y acto seguido los goles para el empate de los alcarreños y momentos de buen juego por ambos bandos, lo que hacía preveer un final de infarto en la pista alcarreña.

Fruto de este frenesí, Antonio Bazán veía una tarjeta roja por una acción sobre Tito Díaz quien acto seguido transformaba el 24-25 y Arthur, con un gran acierto de cara a portería transformaba el empate a 25. Siguió el juego rápido sobre la pista y el acierto de ambos bandos con el gol hasta que en el minuto 54:39 de esta segunda parte, Quique Domínguez detenía el crono para dar órdenes a los pamploneses con el objetivo de replantear una férrea defensa y detener el buen momento de los morados.

Cerca del final el Quabit puso el turbo, haciendo un esfuerzo titánico para adelantarse en el luminoso en el minuto 56:30 por 27-26 y siguió luchando sin tregua los últimos minutos con un «gol fantasma» de Arthur Pereira que los colegiados no dieron por válido, dejando el marcador en empate 27-27.

Ficha técnica:

27 – QUABIT BM GUADALAJARA (12+15):

Saeid (po.38,9 %), Paredes (8), Gallardo (2), Savini (2), Pereira (8), Mouriño (5) y Román (-), -siete inicial-; Hombrados (ps.25 %), Bodí (-), Tito Díaz (1), Javi Rodríguez (-), Romanillos (-), Álex López (-), Dariel García (1), Sanz (-), Korchi (-).

27 – HELVETIA ANAITASUNA (14+13 ):

Bols (po.29,6 %); Gastón (-), Bazán (3), Edu (1), Chocarro (4), Ander Izquierdo (9), Del Arco (3); -siete inicial-; Marcos Cancio (ps.%36,4), Etxeberria (-), Aitor García (3), Fischer (1), Meoki (-), Martín Ganuza (-), Torriko (3) , Héctor (-), Dashko (-), Aitor Albizu (-), Del Arco (-)

Parciales:

2-3, 5-5, 7-6, 8-7, 10-10, 12-14 (descanso). 15-18, 18-20, 22-22, 24-25, 26-26, 27-27 (final).

Árbitros:

Oficiaron el partido los colegiados Luis Ignacio Colmenero Guillén y Victor Rollán Martín. Excluyeron dos minutos a Mouriño y Paredes, por el Quabit Guadalajara, y a Fischer (2), Etxeberría, Meoki y Chocarro por el Anaitasuna. Mostraron tarjeta roja a Bazán.

Incidencias:

Partido correspondiente a la 1ª Jornada de la Liga Sacyr ASOBAL, disputado en el Municipal David Santamaría de Guadalajara, sin público por motivos sanitarios.

 
Comparte esta noticia: