La filósofa y escritora feminista Alicia Miyares y la ex diputada y activista feminista Ángeles Álvarez han participado en la sede provincial del PSOE en un debate en el que se ha invitado a reflexionar y luchar frente a otras formas de violencia contra la mujer y en concreto sobre la gestación subrogada como forma de “cosificación y mercantilización del cuerpo de la mujer”.

El PSOE de Guadalajara alerta de posturas totalitarias y de “una falsa progresía” que están poniendo en juego los derechos de las mujeres
• La filósofa y escritora feminista Alicia Miyares y la exdiputada y activista feminista Ángeles Álvarez han analizado la gestación subrogada como forma de mercantilización de la mujer.

Acompañadas por el secretario provincial del PSOE en Guadalajara, Pablo Bellido, y por la ex viceconsejera  y ex directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, estas expertas en materia de Igualdad han alertado sobre el auge de posturas totalitarias que se ha puesto de manifiesto con el ascenso de Vox. Este auge, han advertido, “amenaza derechos ya consolidados de las mujeres”, y también han querido referirse a posturas “falsamente progresistas” que están socavando derechos de las mujeres.

Al respecto, Pablo Bellido ha insistido en la necesidad de “reforzar y defender bien nuestros valores e ideas” en torno a la igualdad en el actual momento de cambio político, en el que “está calando un pensamiento cosificador, machista, xenófobo”.

Por su parte, Araceli Martínez ha señalado que estos actos tienen como objetivo abordar los retos del feminismo para el siglo XXI, y aunque en otras ocasiones “hemos querido tratar la violencia de género en el ámbito de la pareja y la ex pareja, también hemos querido visibilizar otras manifestaciones de la violencia contra las mujeres”.

Por este motivo el pasado año se abordó la prostitución como forma de mercantilización del cuerpo de las mujeres, y en esta ocasión se ha querido poner sobre la mesa la gestación subrogada y el alquiler de vientres con fines reproductivos “como una forma de explotación y violencia contra las mujeres por cuanto supone una mercantilización y es en sí mismo una aberración”.

Esta actividad se enmarca entre los actos que cada año se organizan con motivo de la celebración el 25 de noviembre del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. El acto se ha planteado como un debate abierto en el que todos los participantes han podido plantear dudas y reflexionar sobre posicionamientos “que cobran auge bajo la apariencia de una falsa progresía que mina los cimientos del feminismo”.

En palabras de Araceli Martínez, si la gestación subrogada, “que es una forma de mercantilización”, llegara a regularse, constituiría una forma de violencia institucional contra las mujeres, y “es un reto del feminismo concienciar a la sociedad desde el compromiso cívico y político”.

Alicia Mirayes ha apuntado a “tres cuestiones fundamentales en la agenda del feminismo” que son la prostitución, el alquiler de vientres y el peligro que supone la conocida como ‘Teoría Queer’ en torno al género y la sexualidad humana. En este sentido, han alertado de que puede constituir un “concepto trampa”, dado que el concepto de diversidad podría diluir y sustituir al de Igualdad, y “las políticas de diversidad podrían invisibilizar las demandas de las mujeres, devolviéndolas al cajón de sastre” en el que estaban décadas atrás.

En este sentido, Ángeles Álvarez ha lamentado que “hoy las grandes corporaciones están priorizando las políticas de diversidad sobre las políticas de igualdad, y a la vez se está tendiendo a un concepto reduccionista de diversidad que se centra sólo en cuestiones como la raza o la opción sexual”. “La lucha contra la discriminación de determinados colectivos no puede ir en contra de la igualdad y del derecho de un colectivo como el de las mujeres”, han concluido.