Además de la presentación de la nueva familia Xperia X, que finalmente y pese a los mensajes contradictorios, sustituye a las actuales gamas de móviles de Sony, la compañía japonesa presentó cuatro accesorios. Tan sólo uno, el Xperia Ear, está listo para su fase comercial; los demás todavía son conceptos. Por cierto, también ha habido sus contradicciones con el auricular Xperia Ear. Mientras que ayer explicaron que, a pesar de estar equipado con sensores que lo permitirían, no respondía a los movimientos de cabeza; tan sólo a los comandos de voz y al tacto, hoy han dicho lo contrario: cuando salga al mercado, se podrá controlar (al menos funciones como responder o rechazar una llamada, cambiar de canción…) mediante movimientos de cabeza.

Entre los conceptos que llegarán en un futuro indefinido se encuentra un viejo conocido de la prensa especializada. Le seguimos la pista desde hace un par de años. Ahora ya tiene nombre: Xperia Projector. Es un proyector de cercanía que, pegado a la pared genera una pantalla sobre la que se puede interactuar. Lo habíamos visto en la feria IFA berlinesa y prometía mucho.

Sony no ha comunicado las características del equipo: luminosidad, tamaño posible de la pantalla, resolución… Pero sí ha mostrado cómo funciona y qué puede hacer en esta fase de desarrollo. Por ejemplo, servirá para controlar domóticamente la casa, hacer vídeo conferencias, navegar por la web, ver notificaciones, calendario, escribir notas…

Se maneja como si la pared sobre la que se proyecta la pantalla fuera una tableta. No quiero pensar cómo quedará la pared de manchas al cabo de una semana…