Los resultados electorales en Andalucía han dejado claro que los ciudadanos de esa Comunidad Autónoma quieren un cambio, que ese cambio sea liderado por el PP, y también que esas elecciones han marcado el camino de lo que sucederá en España -también en Castilla-La Mancha- a partir del próximo mes de mayo.

El PP tiene claro que liderará el cambio que han votado los andaluces para acabar con 40 años de régimen socialista
• Reprocha a Ciudadanos su ambigüedad y pide a sus líderes un posicionamiento claro para que, en vez de “ser importantes, apuesten por ser útiles”

“Hartos de ser una comunidad lastrada por 40 años de régimen socialista, los andaluces han dicho basta”. Así lo ha señalado el portavoz del Partido Popular de Guadalajara, Lucas Castillo en el transcurso de una rueda de prensa en la que, además de los resultados, ha hecho un análisis de las reacciones inmediatas de los principales líderes de las distintas formaciones políticas, siendo especialmente crítico con el de Podemos, al que acusa de no respetar el resultado electoral y de ‘incendiar’ la calle y con consignas extremadamente violentas.

“Dan escalofríos los mensajes frentistas y guerracivilistas que Pablo Iglesias ha lanzado a sus plataformas afines para caldear la calle”, lamenta Castillo, que considera que el dirigente de Podemos será el único responsable de lo que, con este tipo de planteamientos, pueda suceder en adelante.

Según el portavoz popular, el PP, como el partido de centro derecha mejor posicionado tras los comicios, debe liderar ese cambio que quieren los andaluces y, en ese sentido, señala que buscará el pacto para propiciar la salida del PSOE del Gobierno andaluz, aunque Castillo es consciente de que en esa negociación habrá que salvar algunos escollos.

“De momento, Vox ya ha dicho que está dispuesto al cambio. Sin embargo, Ciudadanos, como siempre, no habla claro. Otra vez prefiere ser importante a útil”, lamenta Lucas Castillo, que reprocha la indefinición de la formación naranja y critica que ahora su postule para la Presidencia en Andalucía, cuando en Cataluña fue la fuerza más votada, “pero no quiso ni siquiera intentar dar un paso al frente para que Inés Arrimadas fuera la presidenta”.

El portavoz del PP de Guadalajara, que pide “sensatez” al líder de Ciudadanos, para evitar que el Gobierno socialista de Andalucía “pase de rojo a naranja”, está convencido de que ‘el cambio’ votado en esta Comunidad se trasladará al resto de España en las próximas elecciones de mayo. “Especialmente en Castilla-La Mancha, el único lugar de España en el que el socialista Page gobierna con los comunistas que están incitando a la violencia ante un resultado electoral que no les favorece. Ese es el sentido que tienen de la democracia; esos sí son radicales, de extrema izquierda”, ha lamentado Castillo.