El PP de Villamayor pide al Ayuntamiento la bajada del IBI hasta el mínimo permitido, “para que el pueblo atraiga gente para vivir”
• Para los populares, unos impuestos asequibles, puesto que el Consistorio se lo puede permitir, sería un incentivo para que ningún vecino abandone el municipio y para que la localidad aumente población y “un alivio para muchas personas mayores cuya economía depende única y exclusivamente de su pensión”

La bajada de impuestos es una de las propuestas en las que el Partido Popular ha centrado una parte importante de su discurso en los últimos meses. Tras proclamarse vencedor en comunidades autónomas como Madrid o Andalucía, en las últimas elecciones autonómicas y municipales de mayo, sus responsables han puesto en marcha de inmediato esta medida, demostrando sus beneficios inmediatos que redundan, sobre todo, en un alivio para el bolsillo de los ciudadanos y  en un incentivo del consumo.

Siguiendo este planteamiento, el Partido Popular de Villamayor de Santiago ha pedido al equipo de gobierno del Ayuntamiento, gobernado por representantes socialistas, una bajada del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) hasta el máximo permitido, es decir hasta el 0’4. “Es cierto que ya se aprobó el pasado Pleno del 28 de octubre una reducción de este impuesto, pasando del 0’6 al 0’54, pero para nosotros esta bajada no es suficiente. El Ayuntamiento se puede permitir, y debe hacerlo, bajar a los villamayorenses sus cargas impositivas”, afirman los populares. Para esta fuerza política, “la medida beneficiaría a todo el pueblo en general, pero de manera particular a las rentas menos altas. En nuestro municipio hay mucha gente mayor que lo apreciarían de una manera muy especial en sus pensiones”, añaden.

Si se trata de luchar contra la constante despoblación que sufren nuestros pueblos y de que quienes viven ya en ellos no se plateen dejarlos, “es importante que los municipios sean atractivos, que ofrezcan facilidades a sus habitantes. En Villamayor no podemos seguir esperando a que desde otras instituciones se tomen medidas para frenar que la gente se vaya de los pueblos. El Ayuntamiento es el gobierno más cercano a los vecinos y debe tomar la iniciativa”, insistían los populares.

Tampoco es una manera acertada de incentivar la actividad económica del municipio, con un gran potencial agroalimentario, que el IBI rústico siga en el 0’86, “consideramos que no es justo que tengamos que oír por parte de los concejales del equipo de gobierno socialista afirmaciones como que ‘quien tenga tierras que las pague’. Un IBI más bajo sería una ayuda importante para agricultores y ganaderos y revitalizaría el sector, influyendo de manera directa en la creación de empleo”, concluyen los populares.