El PP de Alcolea del Pinar denuncia “la actitud irresponsable” del alcalde de la localidad durante esta pandemia
Tildan “de irresponsable” el comportamiento del alcalde que organizó una comida en la piscina municipal el pasado viernes 28, cuando el mismo 23 de agosto publicó un bando para informar del cierre de todas las dependencias deportivas municipales, incluida la piscina, para evitar la propagación del Covid tras conocerse diferentes brotes en pueblos vecinos

El Partido Popular de Alcolea del Pinar ha denunciado los “actos irresponsables” llevados a cabo por el alcalde socialista de la localidad, Alberto Guerrero, que ponen en riesgo la salud de los vecinos. La última “actitud imprudente” del primer edil socialista fue el pasado viernes, 28 de agosto, permitiendo la celebración de una comida en la piscina municipal cuando el mismo día 23 de agosto publicó un bando informando del cierre de todas las instalaciones deportivas del municipio, incluida la piscina,  motivado por la aparición de varios brotes en pueblos vecinos, y según el propio bando “ante la imposibilidad  de este ayuntamiento de contabilizar y controlar el acceso y así garantizar el cumplimiento de la distancia de seguridad y ayudar a contener su expansión se adopta esta medida de contención”.

Los populares han reprochado al alcalde que “hiciera caso omiso de sus propias indicaciones y organizara y ejecutara una comilona el pasado viernes en unas instalaciones que están cerradas al público saltándose las recomendaciones de Sanidad, las normas y las leyes”. Desde el PP de Alcolea han asegurado que incluso la Guardia Civil se personó en las dependencias tras las llamadas de varios vecinos indignados, “pero el alcalde siguió adelante con su evento personal sin pensar en el bienestar de sus ciudadanos”.

Además, han asegurado que en numerosas ocasiones han solicitado al alcalde la ordenanza reguladora del funcionamiento de la piscina y el regidor “no ha hecho caso esta petición, cuestión que nos genera incertidumbre en cuanto a las normas de estas instalaciones”.

Este no ha sido en único asunto polémico vivido en la localidad durante este mes de agosto. El PP ha afirmado que, desde comienzo de mes, los responsables del Gobierno municipal dejaron en plena calle un pallet lleno de garrafas de hipoclorito sódico en vez de ubicarlo correctamente en uno de los almacenes municipales a resguardo “generando un riesgo innecesario a los viandantes que acudían a la piscina y pasaban por delante de ello por no guardarlo en condiciones óptimas,”. Además, el equipo de Gobierno “tampoco contempló y valoró el peligro y daño irreversible que podría causar en la naturaleza un derrame o vertido de dicho producto químico corrosivo, pese a que se le advirtiera por parte de la oposición y de los propios vecinos”.

Desde el Partido Popular lamentan “la actitud caciquista, prepotente y chulesca” del alcalde de la localidad contra toda aquella persona que le sugiere, traslada o comenta diferentes cuestiones que “no son del agrado del alcalde”.

Finalmente, el PP ha trasladado las quejas de los vecinos sobre la escasa limpieza pública de las calles, así como de los contenedores de reciclaje de la localidad y de sus pueblos “que están llenos y no se procede a su recogida”. Por ello, “ha exigido públicamente que subsanen esas deficiencias de salubridad porque ahora con la pandemia es más importante que nunca, ya que la higiene es la primera barrera para evitar contagios”.

 
Comparte esta noticia: