El periodista y sacerdote Antonio Pelayo pregonará la Semana Santa de Cuenca de 2020, tal y como ha anunciado el presidente de la Junta de Cofradías, Jorge Sánchez Albendea, al término de la Junta de Diputación reunida esta tarde y cuyo orden del día estaba dedicado a la elección del pregonero de la Pasión conquense para el año que viene. La candidatura de Pelayo ha sido presentada por la V. H. del Santísimo Cristo de Ecce Homo (San Gil) y por la V. H. de Ntra. Sra. de la Soledad (del Puente).

El periodista y sacerdote Antonio Pelayo pregonará la Semana Santa de Cuenca en 2020
• El corresponsal de Antena 3 en Roma se declaraba honrado por la elección y aseguraba pretender que “quien escuche mi pregón se sienta más creyente, más nazareno y más persona”.

En declaraciones al Gabinete de Prensa de la JdC, Pelayo aseguraba “haber aceptado” ser Pregonero de la Semana Santa de Cuenca del año que viene “con muchísimo gusto, por una razón especial: me siento especialmente vinculado a Cuenca por razones familiares, ya que una parte de mi familia paterna ha vivido y vive en Cuenca y yo he estado en la ciudad varias veces, sobre todo cuando vivía en Madrid”.

Conocedor de Cuenca y de su Semana Santa – precisamente por sus vínculos familiares con la ciudad –, Pelayo refería como un momento muy especial haber vivido la procesión Camino del Calvario, entre otros momentos de la Pasión de la capital. Para el asesor religioso de la Embajada Española ante la Santa Sede, la de pregonero no es una figura que le resulte extraña, pues “yo he aceptado y he hecho ya más de un pregón de la Semana Santa”. Antonio Pelayo ha pregonado la Pasión de su ciudad natal, Valladolid, donde también pronunció el Sermón de las Siete Palabras, así como ha pregonado entre otras la Pasión de Ferrol o la de Carrión de los Condes.

Estas experiencias previas pregonando la Pasión en diferentes ciudades ha otorgado al ya Pregonero de la Semana Santa de Cuenca de 2020 una perspectiva profunda sobre el acto del Pregón. Para él, en el Pregón de la Pasión, estamos “por encima de lo que podría ser un acto social, folclórico, turístico. En algunas provincias españolas, y creo que Cuenca está entre ellas, la Semana Santa es un momento de muy especial intensidad religiosa, que refleja también una identidad”. Para Pelayo “hay ciudades en las que la Semana Santa pasa, sin mucho más. Y en otras, sin embargo, la Semana Santa marca una especie de sello en la identidad de la ciudad. Eso pasa en Cuenca y creo que es muy importante subrayarlo y que es muy importante hacer notar la importancia que tiene”.

Teniendo esto en cuenta ¿cómo será el Pregón que Antonio Pelayo ofrezca el Viernes de Dolores de 2020? ¿Tiene el recién anunciado Pregonero alguna idea de lo que contará a la comunidad nazarena conquense? El periodista adelantaba que lo único que tiene claro por el momento es que “hacer un Pregón de la Semana Santa de cualquier ciudad exige un trabajo bastante importante. Por lo menos, en mi caso. Hay que estudiar la historia de esa Semana Santa, las vicisitudes que ha tenido, el significado que la gente de la ciudad le da… hay que estudiar la historia de los pregones de esa Semana Santa. El mío no va a ser el primero y creo que hay que inspirarse en lo que esos pregones anteriores han podido contar y decir”.

“Yo lo que quiero es emocionar a los conquenses”

Para el recién elegido Pregonero de la Pasión conquense de 2020, la emoción es parte fundamental de un acto como el Pregón de Semana Santa. Por eso, será la emoción la que vertebre el suyo. “Lo más importante para un pregonero es conectar con el público que va a escucharle, con las personas. Saberles transmitir lo que en ese momento quieren escuchar, pero no para halagarles los oídos, sino para ayudarles a penetrar más profundamente en el sentido que tiene que tener la Semana Santa” opinaba.

Así, y sin adelantar todavía las líneas que definirán su Pregón, lo que sí aseguraba Pelayo es que “me lo voy a trabajar mucho, como hice con los anteriores, porque creo que no hay que defraudar ni a quien te propone ni a quienes te van a escuchar. Intentaré ayudarles para que capten lo que la Semana Santa significa y que les entre en el corazón”. Y es que para él, como buen comunicador,  la clave de un Pregón “tiene que ser provocar la emoción y así quiero que sea el mío. Un Pregón que no emociona… no digo que sea inútil, pero falla en uno de sus objetivos principales. Yo lo que quiero es emocionar a los conquenses con su historia, con su religiosidad, con su identidad. Y que eso les sirva para vivir luego la Semana Santa con una especial intensidad”.

Antonio Pelayo será el décimo religioso en pregonar la Semana Santa de Cuenca. El primero del que se tiene noticia en los archivos de la Junta de Cofradías es el Canónigo Magistral Aristeo del Rey Palomero, quien pregonó la Semana de Pasión conquense en el año 1959. Tras él, lo hicieron el canónigo del Archivo de la Catedral Clementino Sanz y Díaz (1966), el sacerdote y poeta Carlos de la Rica (1983), el sacerdote salesiano Rafael Alfaro (1985), el sacerdote y archivero diocesano Dimas Pérez (1990), el sacerdote José Antonio Navarro Saugar, el obispo de Cuenca monseñor José Guerra Campos (1997), el sacerdote y delegado episcopal de la JdC José Javier Muñoz Pérez (2013) y, el 2019, el también vallisoletano Cardenal Carlos Amigo.

Antonio Pelayo: veteranía, oficio y fe

El Pregonero de la Semana Santa de Cuenca de 2020 nació en Valladolid, en el año 1944. Es uno de los periodistas más veteranos y más respetados de habla hispana de cuantos están en Roma, con una trayectoria de décadas cubriendo la información del Vaticano. Actualmente, es el corresponsal en Roma para Vida Nueva, así como para Antena 3 y colaborador de COPE, entre otros medios. También es asesor religioso de la Embajada Española ante la Santa Sede.

Ya a los once años, la edad a la que entró al seminario, desarrolló su vocación sacerdotal, algo que, según él mismo cuenta, resulta extraño ya que no había ningún antecedente familiar en esto de tomar los hábitos. Cursó estudios eclesiásticos en la Universidad Pontificia Comillas y fue ordenado sacerdote en Madrid en 1968. Ya por entonces había compaginado su carrera con una de sus grandes pasiones, el cine, participando activamente en la Semana del Cine de Valladolid, y haciendo crítica cinematográfica en Vida Nueva. Tras graduarse como periodista en la Escuela Oficial de Madrid, en 1970 comenzó a trabajar en el diario Ya y en el semanario Vida Nueva, llevando la información religiosa.

En 1976 fue nombrado corresponsal de Ya en París, donde permaneció nueve años, siendo durante dos años presidente de la Asociación de la Prensa Extranjera en Francia. En 1986 se trasladó a Roma, siempre como corresponsal de Ya, y a partir de 1990 comenzó a trabajar también para Antena 3.

Ha acompañado a Juan Pablo II en la mayoría de sus viajes a través del mundo, así como a Benedicto XVI y actualmente al papa Francisco. Además, ha sido secretario y presidente de la Asociación de la Prensa Extranjera en Italia.

Galardonado en multitud de ocasiones, ha recibido el Premio Calabria de la Presidencia de la República italiana como mejor corresponsal extranjero; el Premio del Club Internacional de Prensa de Madrid en 2004, al Mejor trabajo periodístico español en el extranjero; el Premio Giuseppe De Carli 2017 por su amplia trayectoria periodística; o el Premio ¡Bravo! Especial 2016 de la Conferencia Episcopal Española.

El 3 de abril de 2020 será Viernes de Dolores y el periodista y sacerdote Antonio Pelayo pregonará la Semana Santa de Cuenca ante la comunidad nazarena. Ya queda menos.