El Nuncio Apostólico en Ecuador, Andrés Carrascosa, ha recibido este miércoles por la tarde de manos del presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, el galardón Conquense Excelente 2018, que viene otorgando la institución provincial desde hace cuatro años a aquellos conquenses residentes fuera de la provincia que han destacado por su trayectoria profesional y se han convertido en auténticos embajadores de su tierra. Entrega que ha tenido lugar en el Salón de Actos del Palacio Provincial y en la que se han dado cita numeroso público, entre familiares, amigos y autoridades, entre las que se encontraban el obispo de Cuenca, José María Yanguas; el alcalde de la ciudad, Ángel Mariscal; y miembros de la Corporación Provincial.

El Nuncio Apostólico en Ecuador, Andrés Carrascosa, recibe “con honor” el galardón Conquense Excelente 2018
• El Salón de Actos del Palacio Provincial ha acogido este miércoles la entrega de este reconocimiento que viene otorgando la Diputación de Cuenca desde hace cuatro años a aquellos conquenses que ha destacado por su trayectoria profesional fuera de la provincia y se han convertido en auténticos embajadores de su tierra

Un acto muy emotivo en el que el presidente de la Diputación ha querido resaltar el especial honor que le ha supuesto reconocer con este galardón a Monseñor Carrascosa, del que ha subrayado no solo su impresionante trayectoria, que le ha llevado a recorrer el mundo en los últimos cuarenta años, sino también esa otra trayectoria, la personal, marcada por “su entrega, generosidad, gran calidad humana y, sobre todo, por el amor a su tierra”. Y es que, según ha dicho, este conquense lleva siempre el nombre de Cuenca allá por donde ha pasado y aprovecha cualquier ocasión para pasar unos días en su “Cuenca querida” o como le gusta llamarla en “su terruño”.

No es de extrañar, por lo tanto, que no haya dudado en hablar de “un reconocimiento más que merecido”, porque, en su opinión, “estamos hablando de un conquense excelente y excepcional”, que a sus 63 años aún tiene mucho por decir y hacer.

Monseñor Carrascosa, por su parte, ha querido agradecer este reconocimiento, que, según ha remarcado, fue “una enorme sorpresa, pero, sin duda, una gran alegría y, sobre todo, un honor”. Y es que, tal y como ha recordado, “va a hacer cuarenta años desde que me fui de Cuenca y después de más de tres décadas dando vueltas por el mundo, siempre he tenido muy presente a Cuenca. He sido y sigo siendo conquense y seguramente pocas personas habrán hablado de Cuenca tanto y en tantos sitios como yo”.

De hecho, aunque reconocía que no viene a Cuenca tanto como quisiera, sí ha destacado que en cuanto tiene ocasión viene a su ciudad a disfrutar, según dice, de “su terruño” paseando por las hoces y disfrutando de los paisajes y olores de “su Cuenca”. Unos lazos con su ciudad natal que mantiene muy vivos, máxime, según recalca, desde que hace un año está en Ecuador, donde puede visitar la ciudad de Cuenca, fundada por el conquense Andrés Hurtado de Mendoza.

El alcalde de la capital, por su parte, también ha destacado el excelente papel de embajador de Cuenca que lleva ejerciendo toda su vida el ahora Nuncio Apostólico en Ecuador y que ha definido como “un brillante estudiante desde su más tierna infancia, sobresaliente universitario y doctor, arzobispo, nuncio apostólico y, por tanto, diplomático de la Santa Sede”. A su juicio, este galardón viene a reconocer “una trayectoria, una vocación, a una persona que está prestando un gran servicio, una labor religiosa y social, porque las ideas, la fe, los principios y los valores que compartimos son las armas más poderosas con la que se mueve el mundo”.

Durante el acto desarrollado en el Palacio Provincial, que ha contado con la intervención del Coro de la Catedral, se ha llamado especialmente la atención sobre la unanimidad del jurado a la hora de conceder este galardón a Monseñor Carrascosa, a propuesta del Ayuntamiento de la capital. Y es que el jurado ha valorado de entre los nueve candidatos presentados por otros tantos Ayuntamientos de la provincia no solo el excepcional currículum del actual Nuncio Apostólico en Ecuador, sino también esa pasión por esta tierra, cumpliendo, en consecuencia, con el espíritu de este galardón, que no es otro que remarcar que el mejor activo de nuestra provincia son sus personas.

Currículum vitae

Y es que Monseñor Carrascosa, nacido en Cuenca-capital en 1955 y criado en Alcázar del Rey, ha tenido una más que intensa y extensa trayectoria profesional desde que estudiara filosofía y teología en el Seminario Mayor de Cuenca.

Enviado por su obispo al Colegio Español de Roma para especializarse en estudios bíblicos, fue ordenado sacerdote en Cuenca el 2 de julio de 1980. Consiguió la Licenciatura en Teología Bíblica en la Pontificia Universidad Gregoriana en 1981, siendo escogido para entrar al servicio del Papa en la diplomacia pontificia.

Para ello ingresó en la Pontificia Academia Eclesiástica, donde estuvo cuatro años realizando los estudios diplomáticos, perfeccionando el conocimiento de varias lenguas modernas y consiguiendo la Licenciatura en Derecho Canónico y el Doctorado en Derecho Internacional en la Pontificia Universidad de Santo Tomás (Angélicum).

Tras su ingreso en la diplomacia pontificia, en 1985, fue destinado como Secretario a la Nunciatura Apostólica de Monrovia, que cubría Liberia, Sierra Leona, Guinea Conakry y Gambia. Fue después destinado como secretario a la Nunciatura Apostólica de Copenhague, acreditado ante los gobiernos de Dinamarca, Suecia, Noruega, Islandia y Finlandia.

Llamado al Vaticano, a la Secretaría de Estado de Su Santidad –Sección para las Relaciones con los Estados-, trabajó durante siete años en estrecho contacto con el Papa Juan Pablo II. Seguidamente fue Consejero de la Misión de la Santa Sede ante las Naciones Unidas en Ginebra (Suiza), de la Nunciatura Apostólica en Brasil y de la Nunciatura Apostólica en Canadá. De hecho, además de su lengua materna, habla inglés, francés, italiano, portugués y alemán.

Fue nombrado por Su Santidad el Papa Juan Pablo II el 31 de julio de 2004 Nuncio Apostólico en la República del Congo y el 26 agosto 2004 Nuncio Apostólico también en Gabón. Asimismo, recibió la Ordenación Episcopal en la Basílica de San Pedro del Vaticano el 7 de octubre de 2004, de manos de Su Eminencia el Cardenal Angelo Sodano, Secretario de Estado de Su Santidad.

El 10 de julio de 2008 le fue impuesta, por el Embajador de España, Miguel Fernández-Palacios, la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica que le había sido concedida por Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I a petición del ministro de Asuntos Exteriores “por la cercanía demostrada a los misioneros, en particular los españoles”.

Por otro lado, el 16 de enero de 2009 le fue impuesta por el ministro de Asuntos Exteriores de Gabón la condecoración de “Gran Oficial de la Orden de la Estrella Ecuatorial” y el 10 de febrero de 2009, por el ministro de Asuntos Exteriores de la República del Congo, la de “Gran Oficial de la Orden del Mérito”.

Fue nombrado Nuncio Apostólico en Panamá por Su Santidad el Papa Benedicto XVI el 12 de enero de 2009 y el 11 de julio de 2017, en presencia de presidente de la República de Panamá, Ing. Juan Carlos Varela, le fue impuesta por la vicepresidente de la República, Isabel de Saint-Malo, la Condecoración Nacional de la Orden “Vasco Núñez de Balboa” en el Grado de Gran Cruz como expresión de gratitud por su labor diplomática y pastoral hacia el pueblo panameño.

En la actualidad, es Nuncio Apostólico en Ecuador, desde que Su Santidad el Papa Francisco le designara el 22 de junio de 2017.