El próximo jueves 14 de febrero, a las 19 horas, tendrá lugar en el salón de actos del Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha (MUPA) la segunda conferencia del programa “ConCienciAcción” de este año, a cargo del investigador Ignacio Martínez Mendizábal, que pronunciará la conferencia “Atapuerca: El sueño de Darwin”.

El MUPA acoge la conferencia “Atapuerca: El sueño de Darwin” sobre la evolución humana
 La segunda conferencia de este año que será el jueves 14 de febrero, a las 19 horas, a cargo del investigador Ignacio Martínez Mendizábal

Ignacio Martínez es licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid y obtuvo el Premio Extraordinario de Doctorado por la misma universidad. Es socio de honor de la UNESCO desde año 2012. Actualmente, es profesor titular del área de Antropología Física de la Universidad de Alcalá.  Especialista en el campo de la Evolución Humana, su línea principal de investigación es la bioacústica evolutiva y el origen del lenguaje. Pertenece desde 1984 al Equipo Investigador de los Yacimientos Pleistocenos de la Sierra de Atapuerca, que fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica del año 1997. Tiene más de 200 publicaciones y es autor del libro El primate que quería volar y co-autor, junto a Juan Luis Arsuaga, de los libros La Especie Elegida,  Amalur, y Atapuerca y la Evolución Humana.

Cuando, en 1871, Darwin escribió su célebre obra “El Origen del Hombre” había una pregunta que le intrigaba especialmente y que era el centro de su interés: ¿Cómo había llegado una criatura tan débil e inerme como los seres humanos a enseñorearse del planeta? Para intentar dar respuesta a esta cuestión, ideó y desarrolló una hipótesis sobre el orden de aparición, a lo largo de la historia evolutiva de la Humanidad, de los principales rasgos físicos y de comportamiento que son característicos de nuestra especie. La aparición de la locomoción bípeda, la expansión cerebral, la reducción de los caninos, la manufactura de herramientas y, muy especialmente, las capacidades cognitivas y emocionales que sustentan nuestro extraordinario comportamiento social, fueron los rasgos a los que dedicó su atención. Hoy, 130 años después de su muerte, la ciencia de la Paleontología cuenta con un nutrido registro fósil de la evolución humana que nos permite revisar las ideas de Darwin. En una recóndita cavidad, denominada la Sima de los Huesos, situada en el interior de la Cueva Mayor de la Sierra de Atapuerca, ocurrió hace medio millón de años algo insólito que determinó que se acumularan allí los cuerpos de casi treinta personas de ambos sexos y diferentes edades. En el establecimiento del origen de dicha acumulación se encuentran las claves de uno de los principales hitos de la evolución humana. Algo que, sin duda, a Darwin le habría encantado conocer.

Esta conferencia está destinada a todas aquellas personas interesadas en la temática paleontológica. No es necesario inscripción previa y la asistencia es gratuita.