La sensiblidad de los almorcileños hecha versos y  la magia del espacio cultural El Molino dieron lugar ayer al III Certamen de Poesía León Felipe, que organizó la Asociación Tercera Joven, con el el patrocinio y la colaboración del Ayuntamiento de Almonacid de Zorita. La presente edición llegaba en un año especial, puesto que en 2019 se celebra el centenario de la presencia en la villa alcarreña del poeta boticario que da nombre a la iniciativa.

El III Certamen de Poesía de Almonacid subrayó el centenario de la presencia de León Felipe en la villa
Desde su creación, el certamen lleva el nombre del poeta boticario, pero en esta ocasión, de manera especial y con motivo de la efeméride, muchos almorcileños recitaron sus lecturas favoritos del literato. Fueron más de una veintena, de todas las edades, quienes declamaron sus versos en una hermosa tarde-noche del mes de julio.

Se encargó de presentarlo la presidenta de Tercera Joven, Carmen Burgueño, en el auditorio del espacio cultural El Molino, que se llenó para la ocasión. Las primeras palabras de Burgueño fueron, como no podía ser de otra manera, en recuerdo de León Felipe. “Llegó a Almonacid en un estado personal lamentable, arruinado y sin ilusión por vivir; pero en los seis meses que estuvo en nuestro pueblo encontró la luz y la paz necesarios para despegar como poeta”, señaló. Recordó también la presidenta de Tercera Joven que el poeta boticario fue siempre un gran admirador de la obra de Cervantes, y que gustaba de compararse unas veces con Don Quijote, otras con Sancho y muchas con Rocinante. A propósito de esto último, leyó, a continuación, unos párrafos del libro homónimo, ‘Rocinante’, que el poeta boticario dedicó al corcel del Caballero de la Triste Figura. Para finalizar su intervención, Carmen Burgueño, dio las gracias a los niños de la ludoteca, “que son el futuro”, a “todos los participantes” en el III Certamen, a Manuel Fuentes, “por prestarse a ponerle música a los versos”, a Daniel Pacheco, presidente de la sección de Farmacia del Ateneo de Madrid, “por su presencia y por dar a conocer la vida de León Felipe en todas sus facetas”, a María Fernández de Heredia, descendiente directa de la familia de farmaceúticos que acogió al poeta en 1919, por su apoyo en la organización, a sus compañeros de Tercera Joven, y al Ayuntamiento de Almonacid.

A continuación, leyeron sus poesías más de una veintena almorcileños, de todas las edades, empezando por los niños y niñas de la Ludoteca. Todos lo hicieron, acompañados a la guitarra, por Manuel Fuentes, director de la Rondalla de Almonacid de Zorita. Como no podía ser de otra manera, el contenido del III Certamen tuvo una especial dedicación a León Felipe, de quien se recitaron muchas poesías. Después de los más pequeños, María Fernandez de Heredia, leyó dos poesías que el poeta dedicó a sus familiares en 1919, incluidas en ‘Pinocho en Almonacid’, obra inacabada del poeta León Felipe; una dedicada a su tía Pilar, y la otra a don Luis, entonces cura de la capellanía; Pilar Villanueva, recitó ‘La luna vino a la fragua’, de García Lorca; Montse Parra,  ‘Hazme una cruz sencilla carpintero’ de León Felipe;  Pedro Patarro, ‘Romero sólo romero’, de León Felipe; Mayte Rodríguez, ‘Ten una voz mujer’, de León Felipe; Eugenia Paris, ‘Como tú piedra’, de León Felipe; Jesús Méndez, ‘Mi pueblo blanco’,  de Joan Manuel Serrat; Carmen Burqueño, ‘La galana’, de Gabriel y Galán; José Juan Villaldea recitó unos versos del ‘Cantar de Mio Cid’; Amelia Serrano, ‘El abuelo’; Florentino Rubio, ‘Cuando estemos viejos’; Rocío Jaquete, ‘Aquel Arbol’, poema compuesto por su padre; Maria del Mar Ruiz, ‘Virgen de los Dolores’, un poema escrito por ella misma; Romana Pérez, ‘Las flores de mi Alcarria’; Emilio Martín, ‘Alcarreño y labrador’, María Pérez, ‘Mi nudo en el estómago’ un poema escrito por ella; Fernando López leyó ‘Revolución’, de León Felipe,  y ‘Negarte tres veces’, poesía propia; y Daniel Pacheco, ‘Como aquella nube blanca’ de León Felipe.

Cuando terminaron las lecturas, el Grupo de Teatro José María Barrasa interpretó ‘El cerrojazo’, un sainete de Serafín Alvarez Quintero, estrenado en 1916.  Este entremés teatral es uno de los innumerables sainetes que los hermanos Álvarez Quintero escribieron en los tres primeros lustros del siglo XIX en el que destaca un diálogo imitativo entre el habla andaluza y aragonesa de la época en el que los personajes femeninos llevan a su terreno al pretendiente. Dionisio, que así se llama el pretendiente, se ve envuelto en el enredo que prepara Belén, para que Pastora, pueda conseguir sus fines. Subieron al escenario Jesús Méndez, Carmen Burgueño y Maribel Pérez. Su magnífico trabajo fue premiado, como merecía por el público con una larga ovación, que supieron dotar de gracia y sensibilidad el texto de Alvarez Quintero.

La Rondalla de Almonacid, dirigida por el propio Manuel Fuentes, interpretó una colección de cuatro temas, antes de que el acto terminara con un vino español en el gran patio del espacio cultural El Molino, ya con la luna como testigo. Destacaron especialmente, como en cada uno de los conciertos, la voz de Tole, en el tema Campo del Arriero, y la de Eva Parra en la Rondeña Manchega. Presente en el acto estuvo la concejala de Cultura, Beatriz Sánchez, que quiso felicitar a la Asociación Tercera Joven “por la organización de esta magnífica velada”, y a los almorcileños “por su sensibilidad y buen hacer”, el concejal Adrián Domínguez, y el alcalde de Almonacid, José María Cañadillas, que se unía a Sánchez en destacar el trabajo de los vecinos: “Lo importante de contar con una instalación como El Molino es poder llenarla luego de cultura y contenido, que es lo que hemos podido ver hoy en el III certamen de Poesía León Felipe”.