El grupo de intervención psicosocial para situaciones de emergencia atendió un total de ocho incidentes durante el primer semestre de 2020
El número de intervenciones por parte de los equipos psicosociales de Cruz Roja se han reducido con respecto al año anterior, debido fundamentalmente al confinamiento ocasionado por la pandemia, como lo demuestra que durante los meses de marzo y abril no hubiese ninguna actuación.

Un total de ocho incidentes fueron atendidos por el servicio de Apoyo y Asistencia Psicosocial a Víctimas, Familiares y Grupos Operativos en situaciones de Urgencia, Emergencia, Crisis y Catástrofes durante el primer semestre del presente año, tras ser activados por el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 de Castilla-La Mancha, organismo dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas.

Los datos de este año se han visto reducidos con respecto al pasado ejercicio, cuando se produjeron un total de 14 intervenciones, debido a la pandemia de la COVID-19 y al estado de alarma declarado.

El Servicio de Apoyo y Asistencia Psicosocial es prestado por Cruz Roja, en cumplimiento del contrato firmado con la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, a través de la Dirección General de Protección Ciudadana. Este servicio es esencial en aquellas situaciones de urgencia o emergencia en las que es imprescindible atender a los afectados de determinados incidentes o a sus familiares para prestarles el apoyo anímico y psicológico necesario para afrontar una desgracia imprevista.

También, el grupo de intervención psicológica está pensado para los trabajadores de los organismos intervinientes en emergencias que, en numerosas ocasiones, pueden verse afectados anímicamente durante su participación en algún incidente o accidente de especial gravedad.

En referencia al tipo de incidentes que han motivado la activación de los equipos psicosociales de Cruz Roja, cabe destacar que los accidentes laborales con resultado de muerte son los que han motivado, en estos seis primeros meses de 2020, la mayor parte de las actuaciones de los psicólogos de Cruz Roja.

Tras estos, los suicidios fueron la segunda tipología de incidentes que motivaron la mayor actuación de estos equipos psicosociales durante el primer semestre de 2020, seguidos de los accidentes de tráfico o los motivados por armas de fuego.

Por provincias, Toledo fue la zona donde se produjeron un mayor número de activaciones de estos grupos psicosociales, con un total de cuatro; seguida de Cuenca, con dos, Guadalajara y Albacete, con uno cada uno, siendo la provincia de Ciudad Real la única que no demandó una intervención de este tipo durante los primeros seis meses del presente año.

La activación y coordinación de la atención psicológica en situaciones de emergencia que se lleva a cabo en Castilla-La Mancha es realizada por el Servicio de Atención de Urgencias y Emergencias 1-1-2, desde donde se preavisa y se activan los equipos de psicólogos de Cruz Roja para que actúen allí donde se les demanda.

 
Comparte esta noticia: