El Gobierno regional trabaja con agentes económicos y sociales para coordinar una respuesta ante el cambio de concesiones de transportes estatales
 El Ejecutivo regional ha impuesto dos obligaciones de servicio público a las empresas RUBIOCAR en la línea Cuenca-Las Pedroñeras y SAMAR en la línea Madrid-Casas Ibánez-Lagunas de Ruidera para prestar los servicios intra-autonómicos que se han suspendido por este cambio de concesiones.

El Gobierno regional está abordando en coordinación con instituciones, empresas y sindicatos el cambio de concesiones de transportes estatales que está afectando a varias líneas de la provincia de Cuenca y Albacete con destino Valencia.

Así lo ha asegurado el delegado provincial de Fomento en Cuenca, José Ignacio Benito, que ha precisado que “en estos momentos la Consejería de Fomento está, por un lado, reclamando al Ministerio de Fomento una solución para esta situación que está generando inseguridad entre varias poblaciones de las provincias afectadas. Y por otro lado, está trabajando de manera formal con las empresas para elaborar una resolución y de esta manera, poder ampliar servicios y paliar la problemática que genera estos cambios de concesiones pertenecientes al Estado”.

Tras varias renuncias de las empresas concesionarias que generó mucha incertidumbre, ante la cual el Gobierno de Castilla-La Mancha, y tras los contactos mantenidos con el Ministerio de Fomento, garantizó la continuidad del servicio, se produjo una reestructuración de la línea y el pasado 26 de junio se adjudicó la concesión Puertollano-Tomelloso-Cuenca-Albacete-Valencia al grupo MONBUS, que inició sus servicios el pasado 10 de julio de 2019.

Asimismo, el Ejecutivo autonómico ha impuesto dos obligaciones de servicio público a las empresas RUBIOCAR en la línea Cuenca-Las Pedroñeras y SAMAR en la línea Madrid-Casas Ibáñez-Lagunas de Ruidera para prestar los servicios intra-autonómicos que se han suspendido por este cambio de concesiones.