El Gobierno de Castilla-La Mancha recuerda a la ciudadanía la importancia de la responsabilidad individual y social en el cumplimiento de las medidas implementadas para combatir la pandemia por Covid-19. “Cada vez que alguien se salta un aislamiento o una cuarentena puede poner en riesgo la salud de toda la sociedad y de los suyos también”, ha aseverado este jueves el director general de Salud Pública, Juan Camacho, durante una rueda de prensa.

El Gobierno de Castilla-La Mancha recuerda la importancia de la responsabilidad individual y social ante la evolución de la pandemia
El director general de Salud Pública, Juan Camacho, ha afirmado que estamos en un momento decisivo para la toma de decisiones en la evolución de la pandemia.

Tal y como ha recordado el director general, en la última semana, entre el miércoles 9 de septiembre y el miércoles 16 de septiembre, en Castilla-La Mancha se han declarado 4.115 casos de covid-19, 35 fallecimientos por esta causa y, a día 16 de septiembre se encontraban ingresados 511 pacientes en camas de hospitalización convencional y 50 pacientes en UVI por covid-19.

Así, Juan Camacho ha afirmado que afrontamos un momento decisivo para la toma de decisiones en la evolución de la pandemia, y ha explicado que estas medidas siempre se toman en base a datos técnicos y criterios epidemiológicos, “intentando ser lo más quirúrgicos posible tanto en el ámbito geográfico de aplicación como en la intensidad de las medidas”.

Rastreo, diagnóstico precoz y toma de medidas

El director general ha recordado que la mejor manera de parar la pandemia es tener conocimiento de lo que está ocurriendo, con rastreo, diagnóstico precoz y con la toma de medidas encaminadas a controlar la trasmisión. “Esa filosofía de prevención para evitar el colapso asistencial sigue siendo y será la de esta comunidad autónoma”, ha dicho.

En este sentido, ha explicado que recientemente se ha incorporado a 132 personas más al “ejército de efectivos de vigilancia epidemiológica”, distribuidas en todas las provincias de la región. Aprovechando esta incorporación, se ha diseñado un programa formativo sobre las herramientas para realizar el seguimiento de casos y rastreo de nuevos contactos, que incluye además nociones básicas y genéricas de epidemiología. “Nos hemos encontrado con la grata sorpresa de la participación de más de 1.500 profesionales del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y la Consejería de Sanidad en este programa formativo», ha explicado, y ha señalado que se está trabajando en el diseño de más ediciones de esta acción formativa para dar respuesta al interés en este campo de los profesionales.

Asimismo, ha explicado que, después de todas las acciones que se han realizado en los últimos meses para reforzar las capacidades de vigilancia epidemiológica, se van a incorporar próximamente otros 24 profesionales dedicados específicamente a ello en las delegaciones provinciales de Sanidad, lo que “ha duplicado prácticamente sus efectivos dedicados a ello, con independencia de las Enfermeras de Vigilancia Epidemiológica”.

Por último, respecto a la reunión mantenida ayer por las Consejerías de Castilla-La Mancha, Castilla y León y Madrid y el Ministerio de Sanidad, el director general ha señalado que el Gobierno de Castilla-La Mancha está “expectante ante las medidas que pueda tomar la Comunidad de Madrid”, por la importante y especial relación socioeconómica que existe entre ambas regiones.

 
Comparte esta noticia: