El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado hoy que el Ejecutivo regional ha iniciado ya los trámites para conseguir que la ciudad de Sigüenza sea declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, un proceso “largo y complejo, que va más allá de una legislatura”, para el que ha pedido “consenso absoluto” a la sociedad civil, los partidos políticos y las administraciones, porque su consecución “marcará no ya una página, sino un libro entero de la nueva historia de Sigüenza”.

El Gobierno de Castilla-La Mancha impulsará la declaración de Sigüenza como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO
El IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza, una efeméride de la que va a tomar parte el Ejecutivo castellano-manchego con el desarrollo de varios actos, servirá para dinamizar la actividad económica del municipio y de la provincia, situando a Sigüenza como una de las capitales culturales de España.

Así lo ha significado hoy el presidente regional durante la presentación de los actos conmemorativos del IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza, que tendrá lugar en el año 2024 con el impulso y la participación del Gobierno regional.

Un acto que se ha celebrado en el Parador seguntino, y al que han asistido también la alcaldesa de la localidad, María Jesús Merino, la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, el presidente de las Cortes, Pablo Bellido, el delegado de la Junta en Guadalajara, Eusebio Robles y el presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano Campos, entre otros.

Precisamente, Fernández-Galiano será quien dirija, coordine y lidere “el espacio social de consenso, promoción y búsqueda de complicidades que va a requerir, en los próximos años, este objetivo”, por tratarse de una persona que tiene “un reconocimiento unánime, capacidad y también vinculación a Sigüenza”, ha explicado el jefe del Ejecutivo regional.

“Tenemos que exigirnos mucho, no es fácil y tardará años, pero hay que prepararlo con tiempo, conciencia y realismo, y no nos faltan méritos”, ha subrayado el presidente, antes de mostrar su convencimiento de que “vamos a conseguir una declaración” que transformará la realidad actual, pues “se cambia de división cuando la UNESCO reconoce el rango universal de una población, y se entra en un circuito distinto de catalogación y promoción mundial”.

IX Centenario de la Reconquista de Sigüenza 

Esta efeméride, de la que va a tomar parte el Ejecutivo castellano-manchego con el desarrollo de varios actos, servirá para dinamizar la actividad económica del municipio y de la provincia, situando a Sigüenza como una de las capitales culturales de España. “Confiamos mucho en que Sigüenza sea un elemento reactor para el conjunto de la región, porque no todas tienen la misma capacidad imán, de atracción e impulso turístico” de la que goza la ciudad guadalajareña, ha señalado el presidente.

En este sentido, García-Page ha incidido en la necesidad de que España siga potenciando su inmensa capacidad de industria cultural, una industria “permanente, que no se deslocaliza y que se puede beneficiar de un gran crecimiento económico. Es pensar con luz larga”, ha añadido García-Page.

Del mismo modo, ha dado cuenta del aumento del número de turistas que se mueven por el mundo, que no deja de crecer año tras año. A la vuelta de una década, el número de personas moviéndose por el planeta podría superar los 2.000 millones, ha apuntado el presidente, lo que supone un enorme revulsivo económico “que debemos aprovechar”.

Junto a la Exposición Atempora Sigüenza 2023, la gran actividad de este IX Centenario que convertirá a esta ciudad en una de las capitales culturales del país, y de la que ya dio cuenta el presidente regional durante el Consejo de Gobierno itinerante celebrado en la ciudad seguntina el pasado 24 de septiembre, se ha alcanzado un acuerdo con Iberdrola para la iluminación de la Plaza Mayor y de la Catedral de Sigüenza, ha informado García-Page.

Cultura con carácter incluyente

En otro orden de cosas, García-Page ha lamentado que el independentismo catalán use el idioma, la cultura y las señas de identidad “como arma arrojadiza solo para tener privilegios”, precisamente en este momento, “cuando menos está justificado poder exhibir una bandera de agravio cultural e idiomático”.

“Ojalá todo el mundo use la cultura con carácter incluyente”, ha pedido el presidente, antes de advertir que “vamos a estar muy vigilantes” como Comunidad Autónoma en los próximos años, “y en el momento en que veamos, en el que yo aprecie como presidente y entendamos que se están poniendo en cuestión nuestros propios derechos políticos, a opinar, o económicos, actuaremos y acudiremos, si es necesario, a los tribunales”.

En este sentido, ha sido contundente al asegurar que “reclamaremos nuestros derechos porque no somos espectadores de lo que está pasando. Somos y queremos ser protagonistas, porque ese es el papel que se nos han encomendado y además es una forma de contribuir a nuestra propia cultura”, ha apostillado García-Page.