El cantautor guadalajareño Javier Matía presentó ayer en El Molino de Almonacid de Zorita su primer disco de estudio, ‘Entrar en Batalla’. Lo hizo ante un público que aprecia su música, y también sus valores humanos. Quizá por eso se sintió, como él mismo dijo en la presentación del recital, “como en casa”, y supo crear un ambiente especial. Los almorcileños lo agradecieron aplaudiendo su música con la misma sinceridad  con la que está compuesta. VER PRELUDIO DEL CONCIERTO

El compositor guadalajareño Javier Matía 'Entra en Batalla'
Ayer presentó su primer disco de estudio en El Molino de Almonacid de Zorita. Fue un concierto emocionante, en el que recibió el homenaje de los integrantes de la Rondalla almorcileña a los que ha acompañado en numerosas ocasiones.

Matía había publicado el álbum este mismo viernes, tanto en formato físico, como digital. ‘Entrar en batalla’ cuenta con la producción del ingeniero de sonido Álvaro Mata (cinco Latin Grammy) y los arreglos musicales del célebre músico mexicano Iván Barrera. Además de dar nombre al disco, ‘Entrar en batalla’ también es una  de sus canciones. “Es un título simbólico. Significa que entro en la lucha y la pelea en este mundo tan complicado, pero también tan bonito, de la música. Manifiesta la decisión que he tomado. Quiero llevar mi vida por este camino, y  espero que todo sean alegrías. Sé que es un proceso complicado, pero lo voy a dar todo para llegar adonde quiero; y si no, al menos lo habré intentado”, explicaba ayer el músico.

El disco tiene once canciones con letra y melodía de este guadalajareño de voz andaluza. “Es un disco completo. No es lineal. Tiene baladas, canciones de medio tiempo, pero siempre con mucha fuerza,  con garra, otras lentas con arreglos acústicos; y un toque pop-rock mezclado con el deje flamenco que me caracteriza la voz. Es peculiar. Es lo que hemos buscado. Hacer algo distinto y llamar la atención”, añadía. VER TEMA DIFÍCIL SERÍA

‘Entrar en batalla’ es el resultado del gusto ecléctico y del amor por la música de Matía. “Mis referentes son muy variados.  Escucho desde flamenco a rock, pasando por la música tradicional española. Me gusta beber de todas las fuentes”, contaba.

También se refería, poco antes del concierto, al origen de su inspiración. “Hay días que lo cotidiano me inspira, y otros en los que por más que lo quiera, no sale nada. A veces, cuando voy conduciendo, tengo que parar y encender la grabadora del móvil para recordar una frase o tararear una melodía. En otras ocasiones me siento a componer, con más tiempo, pero no hay manera. Las musas son caprichosas. Hay canciones que me llevan tres días; otras, en veinte minutos están terminadas. Esas son las que tienen la chispa necesaria”, afirmaba  el compositor.

En todo caso, el proceso para componer este ‘Entrar en batalla’ ha sido rápido. Lo que sí se ha alargado en el tiempo ha sido la grabación y producción de un trabajo en el que Matía se ha sentido arropado, y con el que es evidente que se siente muy satisfecho. “La aportación de Alvaro Mata, alguien que ha trabajado con gente tan importante como Estrella Morente, con Diego, El Cigala, o  Paco de Lucía o los arreglos musicales de Iván Barrera, un músico mejicano, le han dado al disco una dimensión internacional. Tiene ese puntito de calidad que esperamos nos permita cruzar el charco”, añadía.

No quiso Matía olvidar, ni antes ni durante el concierto a Manuel Fuentes, director de la Academia Elite de Guadalajara “que es de donde yo vengo”. Le dedicó una de las canciones de su recital.

En cuanto a la forma de promocionar el disco, “todo va llegando solo”, afirmó. Matía alcanzó un acuerdo con una distribuidora que se encarga de la parte digital y que el disco llegue desde internet a cualquier parte del mundo. “Ha sido un proceso largo. Las decisiones han ido llegando poco a poco, y las hemos tomado con mucha conciencia y con mucha cabeza”, explica. En estos meses, Matía y su equipo están inmersos en la promoción de ‘Entrar en batalla’. Después de su presentación en Guadalajara, Almonacid y Albalate, Matía se centra ahora en un concierto programado para el día  8 de junio, en espacio TYCE de Guadalajara.

En el concierto de ayer, Matía estuvo acompañado el piano por Alberto Ballesteros, un excelente músico con el que resulta evidente que existe una magnífica complicidad sonora. El Molino se llenó para escuchar su disco. No faltaron los integrantes de la Rondalla de Almonacid, a los que Javier ha acompañado en muchas actuaciones. Por eso, al finalizar la actuación, dos de ellos, Carmen Ruiz y Manuel Toledano, le hicieron entrega de un detalle, dos zambombas artesanas fabricadas por este último que simbolizan el cariño que la villa almorcileña le tiene al músico guadalajareño. A ese mismo afecto le puso voz también la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Almonacid, Charo Toledano, agradeciéndole su presencia en la villa, alabando su música y deseándole lo mejor para el futuro. “Cuando triunfes, acuérdate siempre de tus amigos de Almonacid”, terminó.