El Tribunal Supremo ha confirmado la nulidad de la ampliación de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de la Laguna de El Hito con la que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha intentó paralizar la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) y de su Centro Tecnológico Asociado (CTA) en Villar de Cañas.

El Ayuntamiento de Villar de Cañas cree que la obligación de los gestores públicos es terminar las obras del ATC y dar la oportunidad a la provincia de CuencaLa Junta pretendió ampliar la ZEPA del Hito desde las 1.000 a las 24.000 has para incluir en esta área de protección los terrenos en construcción del ATC en Villar de Cañas. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, a instancias del Ayuntamiento de Villar de Cañas y del Ministerio, anuló en 2018 este decreto por falta de justificación técnica y desviación de poder, ya que se omitieron informes obligatorios y quedó demostrada que la única intención de esta decisión no era proteger a las aves, sino paralizar un proyecto nacional que no interesaba políticamente al gobierno regional.

La Junta recurrió esta sentencia en casación ante el Tribunal Supremo y éste, en su sentencia hecha pública el 2 de octubre de 2020 confirma, no solo la nulidad de la ampliación de la ZEPA por la Junta, sino que en la elección del emplazamiento del ATC en Villar de Cañas se ponderaron todos los criterios técnicos, motivo porque el que ratificó, en su día la decisión del Consejo de Ministros. La sentencia afirma expresamente:

<<El Estado, cuando adoptó su decisión de ubicación del depósito nuclear, procedió a la ponderación de todos los intereses públicos concurrentes —en decisión que fue ratificada por este Tribunal Supremo— y, en especial, los intereses públicos medioambientales>>

 Además, recuerda que las decisiones administrativas pueden variar, pero solo cuando respondan a criterios técnicos que, en este caso, la Junta ha sido incapaz de justificar.

A juicio del Ayuntamiento, esta decisión supone un relevante espaldarazo a la construcción del ATC en Villar de Cañas, porque reafirma que el Tribunal Supremo avala el emplazamiento en la localidad al reunir todos los requisitos técnicos, medioambientales y científicos. La ampliación injustificada de la ZEPA era el único obstáculo artificial para la construcción del almacén. Con su anulación definitiva no existe ningún motivo para no construir el ATC en Villar de Cañas; al contrario, todas las resoluciones judiciales dictadas desde 2011, todos los informes técnicos, geológicos y científicos han avalado que se siga construyendo. Si no se hace, sería una decisión ideológica que generaría un desastre económico para el país y para la provincia de Cuenca en el momento más delicado de nuestra historia.

Las instalaciones ya construidas del vivero de empresas están esperando que se continúe la construcción del almacén. Las obras ya han empezado, con los gastos que ello ha supuesto a las arcas públicas. No se puede derribar lo ya construido, la obligación de los gestores públicos es terminar las obras del ATC y dar la oportunidad que la provincia de Cuenca siempre ha merecido.

 La construcción del ATC en Villar de Cañas es una decisión técnica y razonable ratificada por la Justicia: que no sea convertida en una decisión ideológica.

 
Comparte esta noticia: