El Ayuntamiento de Guadalajara recurre al contencioso – administrativo para exigir que la Junta cumpla de forma inmediata con la sentencia del Fuerte
Jaime Carnicero, vicealcalde de Guadalajara: “La paciencia tiene un límite y se nos ha agotado. Tenemos la obligación de defender los intereses de nuestros vecinos”

El Ayuntamiento de Guadalajara instará al Tribunal Supremo la ejecución de la sentencia que obliga a la Junta de Castilla-La Mancha a rehabilitar las naves del Fuerte de San Francisco. Será la semana que viene, después de que hoy los servicios jurídicos municipales hayan mantenido una nueva reunión sobre el asunto.

Jaime Carnicero, vicealcalde de Guadalajara, ha advertido de que, si no se pone freno al abandono que presentan las naves de forma urgente, en muy poco tiempo, no sólo no podrán pasar  las inspecciones técnicas de edificios, sino que estarán en situación de ruina. El vicealcalde denuncia el incumplimiento, por parte de la JJCCM, de las sentencias avaladas por el Tribunal Supremo, a las cuales “está haciendo caso omiso. Como consecuencia de ello, las cubiertas se están cayendo, las humedades siguen creciendo y continúa la vandalización de determinados espacios que están catalogados como Bienes de Interés”. El Ayuntamiento de Guadalajara exigirá, de este modo, a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que cumpla con su obligación y su responsabilidad. “La paciencia tiene un límite y se nos ha agotado. Es una verdadera pena que por culpa de la inacción del gobierno que preside Emiliano García -Page y cuyo delegado es Alberto Rojo, Guadalajara no pueda disfrutar de un espacio que podría estar siendo utilizado por las asociaciones culturales, de vecinos y juveniles de la ciudad. Se les está privando a los guadalajareños de su derecho a disfrutar de un espacio que es suyo”.

El vicealcalde lamenta que el Ayuntamiento de Guadalajara tenga que dirigirse al contencioso-administrativo. “No conozco que ninguna administración tenga que ejecutarle una sentencia a otra administración, y es verdaderamente triste. Pero lo que sería más triste es que el Ayuntamiento de Guadalajara no defendiese los intereses de sus vecinos. Vamos a exigir el cumplimiento de la sentencia judicial y la primera medida que debe adoptarse es que se realicen las actuaciones mínimas para garantizar la integridad de los edificios”. Asimismo ha ratificado que el mantenimiento de dichos inmuebles corresponde a la JCCM, tal y como ha quedado reflejado en sentencia judicial.