Los profesionales del Área de Salud de Cuenca han puesto en marcha un grupo de trabajo para el estudio y la revisión sistemática de artículos y publicaciones médicas, al que se han incorporado los médicos internos residentes.

El Área de Salud de Cuenca pone en marcha un grupo de trabajo para el estudio y revisión de artículos y publicaciones médicas
El objetivo es aprender a interpretar los estudios clínicos de una manera estandarizada, rigurosa y basada en la evidencia.

El objetivo de esta iniciativa, que se ha presentado en Sesión Clínica General por parte del jefe de Sección de Oncología Médica, José Antonio Santiago, y los residentes Nazareth Casilla, Nicolás Garrido, Pablo Olzina, Andrea Portela y Miguel Suárez, pasa por conformar un grupo de profesionales, tanto del Hospital como de Atención Primaria, que se encargue de la revisión de estudios clínicos de manera rigurosa y con criterios basados en la evidencia.

El doctor Santiago ha explicado que en la actualidad si se quiere utilizar lo que se conoce como ‘Medicina basada en la evidencia’ o lo que es lo mismo, elegir los mejores argumentos científicos para resolver los problemas a los que se enfrentan los médicos en la práctica clínica, “estamos obligados a saber interpretar artículos publicados en la literatura médica, y fundamentalmente a conocer los argumentos y principios básicos de la estadística que usan dichos estudios”, ha dicho.

En este sentido, se propuso al área de Formación de Cuenca la creación de este grupo de trabajo para la revisión sistemática de los artículos médicos y que sus integrantes puedan explorar conjuntamente los estudios más importantes o punteros publicados y se consideró que era importante incorporar a este grupo a los residentes del área sanitaria para mejorar su formación.

Según ha explicado el jefe de la Sección de Oncología del Virgen de la Luz “en la actualidad existen muchísimas publicaciones y las dificultades de lectura son complejas y creímos que era muy importante contar con los residentes a los que debemos enseñar a utilizar los mecanismos necesarios para entender y procesar este tipo de estudios con una visión crítica, que sepan cómo interpretarlos, cómo debe realizarse la búsqueda de errores, cuáles son los sesgos de cada estudio o saber reconocer los fallos que pueden tener repercusión en las conclusiones”, ha señalado el facultativo que, según ha añadido, ese trabajo se realizará conjuntamente “porque es curioso pero cuando se juntan muchos profesionales en la lectura de un artículo científico o médico es muy habitual que errores que para unos pasan desapercibidos puedan ser evidentes para otros”.

El objetivo inicial es que el grupo quede constituido durante el mes de junio y para ello se ha invitado a participar a cualquier médico del ámbito hospitalario o de Atención Primaria. En principio, las reuniones tendrán una periodicidad mensual y el contenido y propuestas a analizar van a partir de los propios profesionales e, incluso, si se considera que hay artículos con una importancia fundamental para la práctica médica habitual, se incluirán para su estudio.

En este marco, durante la Sesión General, el doctor Santiago, junto con los residentes, presentaron la revisión que ya han realizado de un tipo particular de estudios médicos que se denominan ‘de no inferioridad’, sobre los cuales reflexionaron en relación a su lectura e interpretación.

Se trata de unos ensayos que se basan no tanto en buscar avances en cuanto a la eficacia de nuevos medicamentos o técnicas terapéuticas, sino en lograr reducir la toxicidad, las incomodidades y el coste de dichas terapias sin perder la eficacia.