El próximo martes, 5 de noviembre, a las 17’00 horas, tendrá lugar en el Salón de actos del Archivo Histórico de Cuenca la última conferencia del III Ciclo de Promoción de la Investigación histórica.

El Archivo Histórico de Cuenca cierra el III Ciclo de Promoción de la Investigación histórica con una conferencia sobre cronistas oficiales en la historiaEl título es “Los Cronistas Oficiales en la Historia, de narradores cortesanos a precursores del periodismo social”, a cargo de D. Miguel Romero Saiz, Doctor en Historia, correspondiente de la RAH y Cronista Oficial de la ciudad de Cuenca.

En palabras de nuestro conferenciante, se trata de dar una visión, lo más objetiva posible de la figura de Cronista, como narrador, periodista del medievo y contador de historias, desde su origen como tal hasta llegar a la actualidad, en la que esta figura queda como título honorífico que servirá como redactor documental de las actividades de un municipio al que se debe.

 En algunos libros encontramos como sinónimo de historia, el vocablo “crónica”. De modo que recordar la trayectoria y el sentido que tienen ambos vocablos en el siglo XVI, no es mera curiosidad etimológica. En primer lugar, historia (que proviene del griego ἱστορία) se emplea, en la antigua Grecia (y es así como al parecer lo emplea Heródoto) en el sentido de ver o formular preguntas apremiantes a testigos oculares; y significa también el informe de lo visto o lo aprendido por medio de las preguntas. El sentido de este vocablo no contiene, de ninguna manera, el componente temporal de su definición. Es quizás por esta razón por lo que Tácito denomina anales al informe de lo pasado; en tanto que llama historia al informe de los tiempos de los cuales, por su trayectoria vital, es contemporáneo.

El término cronista comenzó a utilizase a partir del siglo XIV para designar al autor de relatos contemporáneos. La historia se fue convirtiendo en disciplina, cuyo objetivo es narrar y explicar el pasado. El cronista se convirtió en el simple relator de hechos desnudos, recopilador de fuentes o escritor costumbrista. Con el desarrollo del periodismo en la contemporaneidad, el de cronista se convirtió en un oficio con pautas cada vez más claras y específicas.

Junto a los legajos, papeles, expedientes administrativos, económicos o burocráticos, reseñas y otros de carácter funcional, referentes a la gobernación o funcionamiento ordinario del reino, la corona, las ciudades o las instituciones. otra fuente imprescindible para el estudio del pasado son las Crónicas.

Por tal razón, las Crónicas constituyen esa aportación imprescindible -bajo mi punto de vista sin duda- para el conocimiento del pasado, cuyo principal valor consistirá en estar escritas sin adornos literarios, comentarios, ni juicios adicionales, exponiendo de manera veraz, documental podría decirse, hechos de los que sus autores fueron actores, testigos directos, o estaban vivos todavía en la memoria de sus contemporáneos cuando los conocieron y recogieron.

Los tipos de cronistas que ha habido a lo largo de la Historia, otros más cercanos a nosotros, como aquellos que desempeñaron su tarea en la época del emperador Carlos V, Felipe II y los Austrias menores, y los célebres Cronistas de Indias, hasta llegar al primer Cronista de la ciudad de Cuenca y los tiempos actuales, serán, por supuesto, el objetivo de la conferencia.