Se trata de un proyecto comprometido con Brihuega ya en la legislatura pasada y concebido como prioritario por el Gobierno Regional en la provincia de Guadalajara. Brihuega vierte directamente las aguas sin depurar al río Tajuña, lo que supone un gasto fijo anual muy abultado, muchas sanciones y un problema medioambiental. Además, se habló de dar solución al problema de abastecimiento de agua sin nitratos a sus pedanías, sumándose a la Mancomunidad de la Muela

El alcalde de Brihuega y su concejal de Medioambiente tratan con el director del Agua el proyecto de la depuradoraLuis Viejo, alcalde de Brihuega, acompañado por la concejal de Medioambiente, Mónica Pelegrina, viajó a Toledo la semana pasada para reunirse con el director del Agua, José Manuel Martín Aparicio, y el delegado provincial de Agricultura, Santos López, para tratar el tema de la necesitada depuradora de aguas residuales.  Actualmente, Brihuega vierte sus aguas sin depurar al Tajuña, con las consecuentes sanciones de la Confederación Hidrográfica del Tajo al Ayuntamiento, más un canon fijo de 10.000 euros anuales por no contar con esta infraestructura, que se lleva esperando cerca de cuatro décadas.

El compromiso del Gobierno Regional, según se explicó, es iniciar el proceso de expropiación de los terrenos próximamente para que la construcción de la depuradora briocense sea una realidad en el 2021.

Un segundo punto importante, tratado en dicha reunión, es el proyecto de enganche a la Mancomunidad de la Muela para salvar el grave problema que Brihuega y sus pedanías tienen en el abastecimiento de agua potable debido a la contaminación por nitratos en el agua.

El Gobierno Regional, ya ha sacado a licitación la redacción del proyecto y el Ayuntamiento de Brihuega ha invertido cerca de 300.000 euros en la construcción de una depuradora que, a través de un proceso de nanofiltración, mejora la calidad del agua y reduce los niveles de nitratos. Además, se está abasteciendo de agua embotellada a todas sus pedanías en las que los niveles de nitratos en agua son superiores a lo permitido.

“El desarrollo y el futuro tienen que ver razonablemente con una política medioambiental prioritaria en las zonas rurales”, puntualiza Viejo. “Por ello, Brihuega debe contar con esta infraestructura con el objetivo de cumplir no solamente con la normativa europea sobre aguas, sino algo más importante: impartir un modelo de desarrollo que nos permita garantizar un ciclo sostenible del agua”.