La empresa española E-Rescue, fabricante de los asientos salvavidas en autobuses, celebra una sesión de entrenamiento específica para los bomberos de Guadalajara sobre el sistema de rescate de víctimas en accidentes de autobús, mediante los asientos salvavidas patentados mundialmente por la empresa E RESCUE.

Dicha sesión se celebrará el día 13 de octubre en el parque de Bomberos de Azuqueca de Henares (avda. París 13 A, a las 11 horas).

E-RESCUE entrena a los bomberos de Guadalajara en las tareas de rescate en autobuses, mediante los asientos salvavidas
Financiado por la Unión Europea procedente del programa Horizonte 2020 de investigación e Innovación.

Este sistema permite reducir la evacuación a 30 minutos frente a las dos horas que es lo habitual, con lo que se logra salvar la vida de muchos heridos críticos en los 60 minutos, que se consideran de oro. Además, la inmovilización y extracción utilizando el propio asiento permite que los heridos no sufran en la manipulación y traslado a una camilla con lo que se evita un 75% de lesiones irreversibles de médula.

E-Rescue permite a los profesionales de rescate (bomberos y asistencias sanitarias) inmovilizar al ocupante contra su butaca (respaldo y base del asiento) y liberar el asiento completo para trasladar así al conjunto “paciente-butaca” hasta la atención médica de la forma más segura y rápida posible.

E-Rescue esta patentado en 10 países de la Unión Europea y en Estados Unidos, Méjico, Brasil y China. Además, cuenta con la certificación AENOR UNE26107. El sistema ha sido avalado por la DGT, SUMMA 112, ASEPA (Asociación Española de Profesionales de la Automoción) y el SAMUR, entre otros. Los equipos se fabrican en el centro de producción de E-Rescue en Guadarrama (Madrid)

Este proyecto cuenta con financiación de la Unión Europea procedente del programa Horizonte 2020 de investigación e Innovación.

Se está instalando 4.000 asientos salvavidas en 70 autobuses de pasajeros interurbanos de diversas compañías. Este sistema auspiciado por la Unión Europea, es una novedad mundial para el rescate de las víctimas de autobús, que consiste en alojar un equipo de inmovilización y extracción de las víctimas en cualquier tipo de asiento de cualquier autobús homologado.

La instalación se lleva a cabo en los autobuses de ARRIVA Galicia, en la empresa Grupo Ruiz (con sede en Madrid) y en Segales (con sede en Barcelona). Sergio De Rico es el autor de este proyecto en el que ha estado investigando durante 16 años, con la colaboración de grandes expertos en ingeniería y en diseño. Ha trabajado durante tres años como técnico de urgencias y emergencias evacuando a cientos de víctimas de accidentes. Como ingeniero industrial ideó este sistema que ahora completa el nivel de seguridad de los vehículos añadiendo un tercer paso hasta ahora ignorado:

1- PREVENIR: la correcta conducción respetando las normas y siendo prudentes unido a los sistemas de Seguridad Activa son el primer nivel de seguridad.

2- PROTEGER: en caso de colisión, el uso del cinturón de seguridad es fundamental y el resto de los sistemas de Seguridad Pasiva reducen las consecuencias del impacto.

3- RESCATAR: resulta vital reducir el tiempo de rescate y de traslado al hospital, los equipos de sanitarios y de bomberos se enfrentan a una ardua tarea, y por primera vez, un sistema de Seguridad Post-Accidente facilita su labor y salva vidas.

 

El sistema E-Rescue consta de tres elementos:

1- un mecanismo de anclaje para los asientos que permite separar la butaca de la base e incluye unas cinchas para inmovilizar las piernas.

2- un arnés para inmovilizar el eje cabeza-cuello-columna, que se presenta enrollado en forma de rulo. Los rescatadores lo posicionan por detrás del respaldo y fijan con sus cinchas a cada paciente, que queda inmovilizado contra su respaldo.

3- un collarín cervical multitalla.

Estos tres elementos quedan ocultos en un compartimento cerrado situado bajo las butacas. La apertura de la tapa sólo se realiza en caso de emergencia.

¿Cómo funciona E-Rescue?

Los equipos de rescate abren el compartimento bajo las butacas para sacar los collarines y los arneses de inmovilización. Se inmoviliza al paciente completamente contra su butaca. Se libera el mecanismo de anclaje tirando de la cincha roja que aparece por delante, bajo el asiento y, una vez liberado, se separa la butaca de su base y se traslada al paciente a una camilla. Es un sistema de rescate insuperable en cuanto a la calidad de la inmovilización que ofrece y la rapidez de extracción y evacuación de los heridos.

Un sistema homologado

Tras varios prototipos y pruebas, el sistema E-Rescue está protegido por una patente internacional y ha pasado holgadamente las pruebas de homologación. Tras comprobar la resistencia con cargas de tracción superiores a 1.250 Kg de fuerza en cada cinturón, el mecanismo de anclaje de E-Rescue se abre sin dificultad y el asiento puede ser extraído por dos personas sin ayuda de herramientas.

E-Rescue se puso a prueba en un simulacro de rescate en el que se equiparon todas las plazas de un autobús con este sistema. Al comparar el E-Rescue con los medios actuales de rescate, el resultado fue abrumador: E-Rescue reduce a menos de un tercio el tiempo de rescate de los heridos (se evacuó un autobús entero en 30 minutos), con una calidad de inmovilización insuperable. Con ello, se garantiza el rescate y evacuación de todos los heridos de un accidente de autobús antes de que transcurra la “hora de oro”, algo hasta ahora inimaginable en un escenario de rescate de múltiples víctimas. Todo el personal sanitario que participó en el simulacro reiteró su interés y apoyo al proyecto.

Los profesionales del sector del transporte de pasajeros que ya conocen este sistema aprecian la seguridad adicional que aporta y desearían verlo incorporado en los autobuses en los que viajan, e incluso en sus vehículos personales. Además, las instituciones y asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico y de lesionados medulares apoyan su implantación.

Beneficios del E-Rescue

– Completa el nivel de seguridad de los autobuses y autocares.

– Sistema homologado y universal: para todo tipo de butacas de autobuses y autocares.

– No requiere modificar las butacas ya existentes. Puede implantarse tanto en flotas ya en circulación como en autobuses de nueva producción.

– Puntúa en las licitaciones para la explotación de líneas.

– Es una ayuda eficaz y fiable en caso de accidente.

– Reduce las consecuencias sociales de los siniestros.

– Ahorra dinero, al reducir los costes de los siniestros y las primas de los seguros.

 
Comparte esta noticia: