El Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Diputación Provincial de Cuenca está acometiendo la recuperación de un lienzo de ánimas del siglo XVIII, que se encontraba ubicado en la capilla del Bautismo de la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, de Villaescusa de Haro. Una intervención que ha podido conocer a fondo el presidente de la Diputación, Benjamín Prieto, durante su visita a las instalaciones del centro acompañado del alcalde de Villaescusa de Haro, Cayetano Solana; el párroco de la localidad, Fernando Fernández; y el concejal César Martínez.

Diputación de Cuenca acomete la restauración de un lienzo de ánimas del siglo XVIII de Villaescusa de Haro
• El presidente, Benjamín Prieto, junto al alcalde de la localidad, Cayetano Solana, han visitado el Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, donde han podido comprobar en persona el desarrollo de los trabajos de recuperación de este cuadro, que en la actualidad se centran en la limpieza de la superficie pictórica

Tanto Prieto como Solana han mostrado su satisfacción por el buen desarrollo de los trabajos de restauración, que en la actualidad se centran en la limpieza de la superficie pictórica de este lienzo de 1724. Y es que, tal y como han remarcado, ya son visibles los resultados pudiéndose apreciar algunos de los colores originales de este cuadro de Diego Perona.

En este sentido, Prieto ha llamado la atención sobre el firme compromiso del actual equipo de Gobierno por el patrimonio histórico-artístico de la provincia, tanto mueble como inmueble, y, como muestra, bien puede servir el fuerte impulso experimentado por el centro de Conservación y Restauración en los últimos siete años, en los que se han afrontado numerosas intervenciones, algunas de ellas de gran calado y notoriedad.

Y en el caso de este lienzo, el presidente ha querido recalcar que su restauración viene a complementar el ya de por sí importante atractivo de Villaescusa de Haro, con un impresionante y rico patrimonio histórico-artístico, que, sin duda, lo sitúan como un destino a tener en cuenta dentro del turismo cultural de nuestra provincia.

El alcalde, por su parte, no ha dudado en agradecer a la Diputación esta iniciativa de recuperar este lienzo de ánimas, porque “si no hubiera sido así, difícilmente se podría haber acometido su recuperación, sobre todo por sus grandes dimensiones”. De ahí que se haya mostrado contento por esta intervención, que viene a devolver el esplendor de antaño a una obra relevante para el pueblo de Villaescusa por estar ligada a su historia. Y es que en la villa existió una cofradía llamada de las Benditas Ánimas.

Restauración

Se trata de una pintura sobre lienzo al óleo con un marco de madera tallada y dorada de 2,4 metros de ancho y 2,6 de alto, fechada en 1724 y realizada por Diego Perona, según los datos que aporta el propio lienzo,  que representa las ánimas del purgatorio; tema muy representado a partir de 1545 con el Concilio de Trento.

En cuanto a su estado de conservación, indicar que el lienzo presentaba deformaciones de la tela provocadas por el descolgado del bastidor, la acumulación de suciedad y la oxidación del barniz, mientras que el marco tenía lagunas de policromía por desprendimiento, tanto de la preparación como del dorado y la policromía, además del ataque puntual de insectos xilófagos.

El proceso de restauración comenzó el pasado mes de abril con el traslado del lienzo desmontado a las instalaciones del centro dependiente de la Diputación, ya que debido a sus considerables dimensiones no podía extraerse de la capilla montado. Una vez allí se llevaron a cabo estudios preliminares para la realización de un diagnóstico previo del estado de conservación, consistentes en la toma de muestras para análisis con el fin de identificar materiales, técnicas y estado de conservación, la identificación de alteraciones y su registro en mapas, la observación con radiación ultravioleta y la documentación fotográfica general y de detalles.

Es a partir de ese momento, cuando las tareas de restauración prosiguieron con la  protección del anverso y la limpieza de la trasera, para posteriormente acometer pequeñas reparaciones del soporte como injertos de tela similar a la original y sujeción de las zonas de costuras separadas.

Una vez se concluyan los actuales trabajos de limpieza de la superficie pictórica del lienzo para eliminar la suciedad y el barniz degradado, se procederá al reentelado, su traspaso a un nuevo bastidor, el estucado, la reintegración cromática de lagunas y el barnizado final.

Por lo que respecta al marco, hasta el momento se ha llevado a cabo la desinsectación en cámara de anoxia, el sentado de la policromía, la limpieza y, actualmente. se está realizando la labor de estucado. El proceso de recuperación continuará con la reintegración cromática de las lagunas, el barnizado final y finalizará con el montaje de la estructura.

Una laboriosa restauración que, en definitiva, a tenor de los resultados obtenidos hasta el momento, todo apunta a que va a ser muy llamativa, sobre todo, por el especial cromatismo de esta obra.