La Diputación Provincial de Cuenca va a apoyar a la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de Tarancón para revitalizar su Semana Santa. Y lo va a hacer colaborando en la adquisición de unas andas para el desfile procesional del Viernes Santo por la mañana, que este año pasa a denominarse Procesión de las Siete Palabras.

Así se lo ha trasladado el presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, al presidente de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de Tarancón, Víctor Domínguez, en el transcurso de una reunión en el Palacio Provincial hace unos días, en la que también estuvo presente el diputado provincial de Cultura, Francisco Javier Doménech. Una noticia que ha sido recibida con gran satisfacción por Domínguez, quien no ha dudado en agradecer a la Diputación este respaldo tan importante, puesto que contribuye a consolidar una procesión que fue rescatada hace unos años y que viene a enriquecer y revitalizar la Semana Santa taranconera.

Prieto ha resaltado la importancia que la Diputación otorga al mantenimiento de las tradiciones de la provincia de Cuenca, entre las que ocupa un lugar privilegiado la celebración de la Semana Santa, que en el caso de la de Tarancón fue declarada de Interés Turístico Regional en marzo de 2010. De ahí, el firme compromiso de colaborar económicamente con la Junta Mayor en la adquisición de unas andas, que este año está previsto que sirvan para que procesione el Viernes Santo por la mañana la imagen del Cristo de la Agonía de la Parroquia de San Víctor y Santa Corona.

Y es que, según el presidente de la Diputación, hay que tener en cuenta que, de esta manera, se está respaldando un atractivo turístico, que contribuye a la dinamización no sólo de Tarancón y su comarca, sino también de la provincia en general, puesto que estamos hablando de más de 3.000 cofrades en ocho Hermandades.

Procesión
Esta procesión extraordinaria del Viernes Santo por la mañana se realizó por primera vez en 2004 con motivo del 50 Aniversario de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías y en la que desfiló la imagen del Cristo de Burgos en las andas de la Virgen del Dulce Nombre, portadas por banceros de las ocho Hermandades de la Semana Santa taranconera.

Entre 2012 se optó por recuperar esta procesión, aunque, eso sí, desfiló la imagen del Cristo del Calvario del retablo mayor de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, aprovechando que se estaba acometiendo la restauración de dicho retablo. Esta talla del siglo XVI desfiló en Vía Crucis, algo que volvió a ocurrir en 2014, mientras que en 2013 no fue posible al suspenderse por condiciones climatológicas adversas.

En 2015, por su parte, una vez la Junta Mayor optó por mantener esta procesión, fue la imagen del Cristo de Burgos la que recorrió las calles de Tarancón el Viernes Santo por la mañana. Y en este año se ha convertido en una de las grandes novedades, puesto que dejará de ser Vía Crucis para convertirse en la Procesión de las Siete Palabras. A lo largo de su recorrido, que por primera vez comienza y termina en la nueva iglesia, se meditarán las últimas siete palabras que pronunció Cristo antes de morir en la Cruz, como ya se hiciera en la procesión de 2004.

La intención de la Junta Mayor es que en las nuevas andas, que espera estén listas a tiempo, procesione este año el antiguo Cristo de la Agonía de la Hermandad de Jesús de Medinaceli, que está expuesto al culto durante todo el año en la parroquia de San Víctor y Santa Corona.