En Vega del Codorno, incluido en la Semana Cultural, celebran el Día del Pastor con una caminata al Alto Tajo y, después, con una comida popular con plato único pero bien combinado: migas de pastor con huevo frito, chorizo, panceta y pimientos.

Todo ello en el centro cultural ubicado en el barrio de la Cueva, en el que se había instalado una exposición de fotografías, cencerros de todo tipo y sogas hechas con materiales del campo como el esparto.

A los postres, se proyectó el documental titulado “Trashumancia por el Parque Natural de la Serranía de Cuenca a vista de pájaro”, realizado por El Liberal de Castilla, en el que se contemplan imágenes de las ovejas por paisajes nevados y ambiente lluvioso.

Tras el vídeo, llegó la actuación de Herminio Carrillo con su hijo, Herminio, que ayudó en la percusión. Recordó su primitiva etapa musical en el grupo Tormo, la creación del dulzainero Tiruraina y, cómo no, su labor como lutier en la que, en los últimos años, ha hecho todo tipo de instrumentos: flautas, rabeles y cosas sorprendentes como lo que llama “cencerrófono”: unos cencerros instalados sobre un soporte metálico que suenan cuando son golpeados.

Herminio, que hizo un repaso del cancionero popular español relacionado con el pastoreo, interpretó entre otros temas, el conocido “Esta noche ha llovido, mañana hay barro”.