Varios vecinos alertan del estado en que se encuentra el río Chillarón antes de su desembocadura en el río Júcar ya que presenta un raro color blanquecino y un olor que califican de insoportable.

Tal y como aseguran los vecinos a este diario, el vertido procede de la localidad de Chillarón y se lleva produdiendo todo el verano.