Todo apunta a que el Gobierno socialista de Castilla-La Mancha que preside Emiliano García-Page sigue confinado y con restricciones serias de movilidad institucional, intramuros de Palacio. No se explica, de otro modo, que las únicas aportaciones del aletargado Ejecutivo regional sean aquellas precisamente que hace tan sólo unas semanas fueran calificadas de meras ‘ocurrencias’, sólo por venir de donde venían, esto es, del principal partido de la oposición.

Tania Andicoberry
Tania Andicoberry

No es que no sea tarea explícita del presidente del PP-CLM, Paco Núñez, presentar debates, soluciones y proyectos frente a la parálisis del  cada vez menos influyente barón autonómico del PSOE, que lo es, y para muestra el botón de los últimos Plenos de las Cortes autonómicas. Pero ya es chocante que de la ocurrencia pasemos tan alegremente a la concurrencia. Y, además, una concurrencia que pareciera exclusiva y original de los miembros del Gobierno de Emiliano García-Page.

Sea como fuera, ocurrencia o concurrencia, habríamos de convenir una cosa: Todas ellas nacen de la sociedad civil, de amplios sectores y colectivos de Castilla-La Mancha que ansían una salida a la crisis sanitaria y económica, que quieren un futuro prometedor para nuestra tierra, que pretenden lo mejor para los hijos de nuestros hijos. Con un amplio abanico de esta sociedad se ha entrevistado durante los últimos meses el presidente del PP-CLM, Paco Núñez. No nacen de la nada, sino del fruto  del interés por estar al pie de la calle. Y por hacer de la política un instrumento útil al servicio de los ciudadanos.

Debe ser cierto ese hartazgo de una buena parte de la sociedad que asiste atónita a debates ideológicos y estériles, de carácter a veces histórico, cuando no histérico, mientras la Sanidad Pública, la Seguridad Social o la Administración colapsa, literalmente. La financiación de los servicios públicos, las pensiones, las prestaciones sociales o la calidad de la Sanidad y de la Educación son asuntos esenciales que sí afectan al día a día de los padres de familia, de los trabajadores, de los profesionales autónomos, de las empresas… No hay más secreto que escuchar a la gente.

Más que nunca, tiene sentido el valor de la política como instrumento para avanzar en la solución de los problemas. Y esto es lo que trata de hacer Paco Núñez, en su clara voluntad de alertar y prevenir, desde la petición de mejora urgente y primordial en la Atención Primaria para frenar la presión hospitalaria mientras dure la pandemia; la realización masiva de test, hasta un millón de ellos, para frenar la expansión del Covid-19 en nuestra Comunidad Autónoma; la apertura del nuevo Hospital de Toledo y su capacidad para 900 camas;  el problema de la ocupación ilegal de viviendas y la indefensión que este tipo de delincuencia genera, no sólo en el propietario que ve usurpada su propiedad, sino en los vecinos a los que se les altera su natural convivencia; del apoyo a la Hostelería y al Turismo, con aprovechamiento de los fondos europeos para reflotar un sector que no merece la criminalización de que está siendo objeto por parte de los gobiernos socialistas…. Por poner sólo algunos de los más recientes ejemplos.

Page podrá seguir estructurando su agenda política en base a las iniciativas de Paco Núñez, porque así le irá mejor a Castilla-La Mancha; pero no está legitimado, por ende, para despreciar o minusvalorar el trabajo de quien hace de su vocación de servicio público su encomienda diaria.

Las ocurrencias del ayer, son las concurrencias del mañana. ¿Tan difícil sería  ofrecer ejemplo en nuestra Comunidad Autónoma y alcanzar el consenso previo en Castilla-La Mancha? Bastaría con dedicar la mitad de los esfuerzos que el aparato socialista de nuestra región vincula a blanquear la imagen de un presidente socialista cada vez más distante y alejado de la sociedad, para alcanzar acuerdos políticos de calado que llevaran la firma y el sello de los dos partidos más importantes de Castilla-La Mancha. No es tan complicado. Acaso, bastaría con dar la voz a la sociedad civil de nuestra región para intentarlo y esto es algo que Page y el PSOE no parecen dispuestos a permitir.

 

Opinión de Tania Andicoberry. Vicesecretaria de Participación del PP-CLM

 
Comparte esta noticia: