Cs Cuenca aboga por dotar al hospital Virgen de la Luz de una unidad específica de Parkinson y otros trastornos del movimiento
Según datos de la asociación Parkinson Cuenca, en la provincia hay un millar de personas afectadas por esta enfermedad neurodegenerativa

Los concejales del Grupo Municipal Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cuenca reclaman al Sescam que dote al hospital Virgen de la Luz de una unidad de Parkinson y otros trastornos del movimiento.

Tras reunirse con la asociación Parkinson Cuenca, la portavoz de la formación naranja en el Consistorio, María Jesús Amores, ha destacado la importancia de contar con un recurso específico para tratar a estos enfermos, cuyo número se eleva a un millar en la provincia de Cuenca, según datos de la propia asociación.

Amores ha señalado que contar con una unidad “específica” garantizaría la accesibilidad a los pacientes de Parkinson a una asistencia médica de calidad; así como elevar las posibilidades de un diagnóstico precoz en una enfermedad infradiagnosticada o de un diagnóstico generalmente tardío.

La portavoz de Cs ha explicado que, además del Parkinson, la unidad serviría para tratar otros trastornos del movimiento como distonías, ataxias, paraparesias espásticas hereditarias, temblores o tics. Y ha propuesto que, además de contar con las pertinentes consultas externas, la unidad ofrezca a los pacientes otros servicios como programas de rehabilitación que incluyan fisioterapia, logopedia y terapia ocupacional -ya que se ha de abordar desde un punto de vista multidisciplinar-; o una línea directa de contacto telefónico con una enfermera especializada para atender consultas y resolver los problemas clínicos habituales que se presenten.

Reforzando los servicios del hospital Virgen de la Luz reduciremos las derivaciones de pacientes a otros hospitales de nuestro entorno y mejoraremos las prestaciones asistenciales en la ciudad”, ha sentenciado Amores.

Durante su visita a la asociación Parkinson Cuenca la portavoz de Cs ha podido conocer sus nuevas instalaciones, así como los servicios que ofrecen a sus asociados y la labor de difusión que llevan a cabo para dar a conocer la enfermedad. En este último caso, con la encomiable labor de familiares y voluntarios.