Hoy, jueves 25 de abril, con motivo del próximo 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, el Plan de Empleo de Cruz Roja da a conocer los resultados de la gestión realizada durante 2018.

Cruz Roja Cuenca mejora la empleabilidad de 635 personas en 2018
 El 41% de las personas participantes en las iniciativas de acercamiento y acceso al empleo ha conseguido trabajo tras su paso por Cruz Roja.

Este plan, que apoya a las personas que lo tienen más difícil para participar en el mercado de trabajo, hizo posible que 635 personas de la provincia mejoraran su empleabilidad con su esfuerzo y el apoyo de la organización durante el pasado año. De ellas, 358 fueron mujeres (el 61%), quienes siguen siendo la población que sufre mayores brechas y desigualdades para acceder al mercado laboral, seguido por las personas migrantes y refugiadas, jóvenes sin cualificación y las personas desempleadas de más de 50 años.

En 2018, 256 personas accedieron a una oportunidad laboral tras su paso por el Plan de Empleo de Cruz Roja y 195 han mejorado su capacitación profesional, aumentando por tanto sus posibilidades de acceder a un empleo.

Estas cifras no serían posibles sin la colaboración de las empresas, una parte fundamental para transformar el mercado de trabajo. El Plan de Empleo de Cruz Roja ha contado en 2018 con 259 empresas colaboradoras en la provincia que han permitido gestionar casi 150 ofertas y que han colaborado en la formación práctica de más de 70 personas en ocupaciones como caja, reposición, mozo de almacén, conductor de carretilla, peón de despiece y deshuese o gestor de pedidos…, entre otras.

Las actuaciones del Plan de Empleo de Cruz Roja están dirigidas a mejorar la empleabilidad y el acceso al empleo de quienes lo tienen más difícil y tienen más brechas (por ser mujeres, migrantes, jóvenes) desde la orientación en la búsqueda de trabajo hasta la propia inserción laboral, pasando por acciones formativas y prácticas profesionales que permitan trabajar en un sector determinado.

Las empresas que colaboran se han convertido en una pieza clave a la hora de lanzar campañas que evidencian, a través de ejemplos reales, que el talento nada tiene que ver con el género, la edad u el origen.

Oportunidades que cambian vidas

Detrás de las grandes cifras, se encuentran personas a las que una oportunidad les ha cambiado la vida, como a Mari Mar Poveda, una mujer de 49 años que, tras tres años en desempleo, se recicló como cajera en un curso organizado por Cruz Roja y ahora trabaja como tal en el hipermercado Alcampo: “después de tantos años sin empleo, conseguirlo me ha devuelto la vida y la autoestima, formarme y sentirme acompañada ha sido fundamental para lograrlo”.

Caso diferente es el de Estela Blanco Bailón, una joven de 24 años, a la que la falta de experiencia laboral le dificultaba su acceso al mercado, “formarme como dependienta realizando prácticas no laborales en Sprinter fue decisivo para conseguir trabajar en la tienda MARYPAZ”, afirma.

“El Plan de Empleo es un puente entre las personas y el mercado laboral. La fórmula funciona cuando sumamos la colaboración de las empresas, que valoran mucho las competencias, la motivación y la preparación de los participantes, así como la profesionalidad y dedicación de los equipos de empleo de Cruz Roja”, señala Pedro Roca, presidente provincial de Cruz Roja en Cuenca.

Sandra Canales Comps, directora de tienda de Mango en Cuenca, comenta “es la primera vez que colaboro con el Plan de Empleo de Cruz Roja y estoy muy satisfecha con la motivación y ganas de aprender de las dos chicas a las que hemos podido formar en la empresa. Considero que es una buena fórmula para adquirir destrezas profesionales y para que la empresa cuente con personal formado cuando necesite reforzar o cubrir algún puesto”.

En este esfuerzo, el Plan de Empleo de Cruz Roja Española cuenta con el apoyo de las administraciones públicas a través de los programas operativos de empleo juvenil (POEJ) y del Programa Operativo de Inclusión Social y Economía Social (POISES) cofinanciados por el Fondo Social Europeo y por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, como también del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Caixa-Bank.

 Más de 10 personas voluntarias de Cruz Roja aportaron su tiempo, sus conocimientos y su experiencia para apoyar los procesos de inserción laboral a lo largo de 2018.