La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal ha renunciado este lunes a su puesto en el Comité Ejecutivo Nacional de esta formación “ante los múltiples ataques” que dice haber recibido por las conversaciones mantenidas con el ex comisario Villarejo y “para evitar” que “se hagan extensivos” a su partido.

Cospedal dimite de la dirección del PP por las conversaciones mantenidas con el ex comisario VillarejoCospedal, que era hasta ahora vocal de libre designación en el Comité Ejecutivo Nacional -al igual que los otros candidatos en las primarias, a excepción de Soraya Sáenz de Santamaría-, ha comunicado al líder del PP, Pablo Casado, su intención de dejar este puesto, según informa ella misma en un comunicado.

La ex número dos del partido mantendrá su escaño en el Congreso de los Diputados, han indicado fuentes del PP. Cospedal es presidenta de la Comisión de Exteriores en dicha Cámara. Sin embargo, el ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha defendido que la ex secretaria general del PP debería renunciar a su escaño, porque sus “artimañas” contra distintas instituciones le hacen “muy difícil mantener una vida pública”.

En rueda de prensa, Ábalos ha dicho que la renuncia de Cospedal a su cargo en el Comité Ejecutivo del PP es un “gesto menor”, con el que está asumiendo su responsabilidad por haber “espiado a compañeros” de su partido, pero ha subrayado que ahora debe asumir “responsabilidades frente a la ciudadanía, la justicia, la política y las instituciones”, cuyo trabajo ella “trataba de obstaculizar”.

“Ante los múltiples ataques que he recibido estos días por las conversaciones mantenidas con el ex comisario Villarejo, y para evitar que estos ataques se hagan extensivos a la formación política de la que he sido secretaria general, y a su actual presidente, he decidido renunciar a mi condición de miembro del Comité Ejecutivo Nacional, máximo órgano de dirección del partido”, afirma Cospedal.

La ex secretaria general insiste en el comunicado en que no ha mentido “nunca” sobre el hecho de conocer a Villarejo y haber mantenido “algunas reuniones” con él. “Siempre lo hice pensando y sigo pensando que era mi obligación como secretaria general”, ha recalcado Cospedal, quien justifica estas reuniones en su intención de “tener toda la información posible acerca de los hechos que pudieran perjudicar” al partido. Y ha añadido que actuó en ese sentido porque su “lucha contra la corrupción” que pudiera afectar al PP “ha sido siempre una prioridad” en su función como secretaria general.

María Dolores de Cospedal, que sigue siendo presidenta de honor del PP de Castilla-La Mancha, señala en el comunicado que “las manipulaciones” que se están haciendo sobre las grabaciones -de sus conversaciones o las de su marido- tratan de “ofrecer una imagen distorsionada de la realidad”. Son, ha continuado, “extractos editados” que solo buscan “perjudicar y dañar” su “imagen personal” y no quiere que eso se extienda al PP.

La decisión de Cospedal se conoce después de varios días en los que el portal Moncloa.com ha publicado varias grabaciones de las conversaciones de su marido y de ella misma con Villarejo, con quien hablaron de encargar “trabajos puntuales” y de recabar, entre otras cosas, información sobre el exvicesecretario de Política Autonómica y Local del PP Javier Arenas.