Consejos para ahorrar en electrodomésticos

 

Comprar los electrodomésticos adecuados puede facilitar bastante tu vida, pero al mismo tiempo significar un gasto importante y difícil de afrontar. Sin embargo, ahorrar en electrodomésticos es una posibilidad siempre que se cuente con la información necesaria.

Sabemos que con tantas opciones en el mercado, elegir los mejores electrodomésticos y ahorrar dinero al mismo tiempo parece una tarea titánica. Pero una vez que hayas leído los siguientes consejos entenderás que solo hace falta planificación y una buena investigación. ¡Sigue leyendo y tu bolsillo lo agradecerá!

1.  Busca la mejor relación calidad – precio

1. Busca la mejor relación calidad – precio

Cuando buscamos ahorrar lo primero que nos viene a la mente es comprar lo más barato. Sin embargo, cuando de electrodomésticos se trata, el precio no es necesariamente un indicador de fiar.

Comprar el electrodoméstico más barato puede significar que está hecho con materiales poco duraderos o con estándares de seguridad inferiores. De esta misma forma, comprar el más caro puede indicar que estamos adquiriendo el que tiene las funciones más modernas, que no necesitamos.

En el precio de un aparato influyen múltiples factores, entre ellos el estilo estético. Para quienes estamos buscando ahorrar esto no es un elemento importante. Es por esto que lo recomendable no es buscar ni el más barato ni el más caro, sino el que tiene la mejor relación calidad – precio.

Una óptima relación calidad – precio significa que el electrodoméstico ofrece las mejores ventajas por el mejor precio, y para asegurarte de que esto sea así puedes prestar atención a ciertos elementos como: comentarios de usuarios que ya lo han probado y las reseñas de expertos en comparación de electrodomésticos y artículos para el hogar.

2. Elige electrodomésticos duraderos

2. Elige electrodomésticos duraderos

En armonía con el consejo anterior, queremos que prestes especial atención a la durabilidad del electrodoméstico antes de comprarlo. Aunque en principio parezca que estás gastando más comprando el más duradero, la verdad es que a largo plazo sí estarás ahorrando dinero.

La durabilidad siempre va a depender del tipo de electrodoméstico que estás buscando. Por ejemplo, de una nevera podemos esperar que dure una o más décadas, pero no podemos exigir tanto a una tostadora. Así que este es evidentemente un factor a considerar.

Un buen indicador de la durabilidad de un electrodoméstico es su marca. Las marcas más confiables, las más populares y aquellas que llevan más tiempo en el mercado suelen ser las que ofrecen aparatos más duraderos y de mejor calidad. Sin embargo, la marca no lo es todo.

Otro indicador del tiempo que puede durar un electrodoméstico es su garantía. Si ves que la empresa se está comprometiendo a cubrir una garantía por varios o años, significa que están seguros de que están vendiendo un aparato duradero.

3. Aprovecha los descuentos

3. Aprovecha los descuentos

Los descuentos y las ofertas en general pueden ser un buen aliado para ahorrar en electrodomésticos, siempre y cuando se aprovechen inteligentemente. Recuerda que aprovechar una oferta no es lo mismo que hacer una compra compulsiva.

Las ofertas suelen impulsar a la gente a comprar algo que realmente no necesita, como la nevera más moderna que nunca aprenderás a utilizar, o el microondas con grill que jamás pusiste en funcionamiento.

Es por esto que para usar los descuentos a tu favor, debes antes delimitar qué es exactamente lo que necesitas y para qué lo necesitas. Una vez que tengas esto claro puedes aprovechar las ofertas que cumplan con el perfil.

Muchas tiendas hoy en día ofrecen temporadas de rebajas, así como descuentos para clientes que compren en línea o que paguen a través de un banco específico. Todas las modalidades de ofertas y rebajas son válidas si las sabes aprovechar.

4. Presta atención al consumo de energía

4. Presta atención al consumo de energía

Cuando queremos ahorrar en electrodomésticos no debemos pensar solo en el precio que estamos pagando hoy, sino en lo que podríamos pagar después.

Una de las más importantes lecciones de la economía es que debemos ver lo que se ve y lo que no se ve, por ejemplo, podemos ver una tostadora muy barata. Lo que no se ve puede ser que el consumo eléctrico de esa tostadora sea tan alto que en unos cuantos meses después estemos pagando en la factura de electricidad más que lo que nos costó el electrodoméstico.

De allí la importancia de comprar electrodomésticos con un consumo eficiente, una buena parte del importe de la factura eléctrica de los hogares españoles involucra directamente el consumo de estos aparatos. Elegir electrodomésticos con buenas puntuaciones de eficiencia, significará a largo plazo un ahorro en energía que se traduce a un ahorro en euros. Y esto se hace especialmente cierto considerando que cuando compramos un electrodoméstico, estamos comprando un objeto con el que nos estamos comprometiendo  por un mediano plazo al menos, nadie compra una licuadora para arrojarla al día siguiente.

5. Compra de contado

5. Compra de contado

Una estrategia muy común para vender electrodomésticos más caros haciéndolos pasar por baratos es vendiéndolos a través de financiamientos. Todo lo que estamos comprando a crédito lo estamos comprando a un mayor precio, la razón de esto se basa en un principio económico muy básico y es que las personas preferimos los bienes presentes a los futuros.

 Incluso cuando nos hablan de “paga en 24 meses a 0% de interés” generalmente ese texto oculta una comisión de tantos euros para efectuar la compra. Al pagar una comisión ya estamos pagando de más incluso si se encuentra libre de intereses.

Comprar con débito o efectivo en vez de crédito también implica librarte de intereses que afectan el precio final del producto, no es lo mismo pagar 100€ por una aspiradora que pagar 100€ con una tasa de interés del 12% por 3 meses. Es muy importante tener los ojos bien abiertos cuando nos ofrecen ahorrar en electrodomésticos mediante el financiamiento.

Muchas empresas ofrecen “grandes” descuentos por usar tarjetas de crédito del local, pero muchas veces al leer la letra pequeña podemos observar que es solo a partir de compras superiores a cientos de euros. Algunas personas terminan gastando mucho más de lo que debían con la falsa creencia de estar ahorrando.

 
Comparte esta noticia: