Estar en contacto de forma constante con productos químicos, supone un manejo adecuado de estas sustancias. Mientras tengan una manipulación correcta no representan riesgo alguno por sí solas, pero al entrar en contacto con otras pueden producir reacciones muy nocivas.

Cómo se deben almacenar las sustancias peligrosasPor esta razón, el almacenamiento de las sustancias peligrosas requiere cumplir una serie de cuidados para evitar posibles accidentes que afecten nuestra salud. Es importante tener precauciones y ciertas medidas de seguridad, especialmente para su almacenaje en casos de traslados o mudanzas hacia un nuevo destino.

Factores importantes para su correcto almacenamiento

El nivel de peligrosidad, es uno de los factores más importantes para organizar las sustancias de riesgo. Estas, se encuentran clasificadas por familias del 1 al 5 que van desde los explosivos, comburentes, inflamables, hasta los tóxicos y corrosivos.

Cada uno debe almacenarse de forma separada con etiquetados identificativos, según la sustancia y su nivel de riesgo. Para su correcto transporte, el Acuerdo Europeo sobre Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Carretera (ADR) regula las condiciones que debemos cumplir, tanto los conductores como las empresas de prestaciones de estos servicios.

La normativa y legislación es amplia, y para evitar infringir alguna regla es necesario contratar una buena empresa de mudanzas Sevilla para gestionar el traslado y todos los aspectos legales que logren un proceso tranquilo y exitoso.

Otro de los factores fundamentales a considerar es la incompatibilidad entre sus componentes, por lo que recomendamos agruparlas según sus características semejantes y aislar las que son combustibles de las tóxicas y explosivas. Te presentamos las condiciones de almacenamiento y los envases adecuados para un correcto traslado.

Condiciones de cuidados y recipientes según el tipo de producto

  • Los envases de plásticos son adecuados para grandes cantidades de productos peligrosos. Estos, deben estar homologados e identificados con una etiqueta que incluya la información de la sustancia y el nivel de riesgo que tiene.
  • Para cantidades pequeñas, se recomienda usar recipientes de vidrio, ya que normalmente se trata de componentes delicados y de alta concentración.
  • Tanto los envases de plástico como los de vidrio, se deben conservar protegidos de los efectos del sol y del frío, con la finalidad de evitar deformaciones en sus propiedades o producir vapores contaminantes.
  • Es importante que todos los recipientes cuenten con un cierre automático de seguridad para conservarlos después de utilizados.

Para todos los casos de almacenaje, necesitamos utilizar armarios de seguridad adaptados a cada producto y aplicar buenas prácticas de seguridad en cuanto al manejo y transporte, con un correcto embalaje y clasificación.

Características de las instalaciones que mantienen sustancias riesgosas

Para el almacenamiento adecuado de sustancias de un alto nivel de peligrosidad, es necesario acondicionar las instalaciones en las que se encuentran estos productos. Consideramos tanto los lugares definitivos donde se ubicarán y utilizarán, o la unidad que las transportará para llevarlas a un sitio final.

Las unidades de transporte de cualquier empresa de mudanzas Valencia proporcionan un traslado seguro, con un embalaje correcto y con técnicas adecuadas para gestionar una trayectoria profesional. Para manipular elementos peligrosos es necesario disponer de buena ventilación, más en espacios confinados y aquellos en los que se almacenan los inflamables y tóxicos.

Es necesario evitar los focos que se generan de calor, usar cierres que resisten al fuego y materiales aislantes. Tener siempre cerca una conexión antiexplosiva eléctrica, para considerar medidas contra incendios, así como un sistema de drenaje que ayudará a controlar posibles derrames.

No se deben guardar durante mucho tiempo, ya que pueden desgastar los recipientes y cambiar sus propiedades. Su almacenaje debe realizarse en cantidades óptimas para tener un mayor control y reducción de riesgos. Solo las medidas exigida por la normativa, ya que son más rápidas de aislar en caso de emergencias o accidentes derivados de su manipulación.

Establecer un plan de emergencia para accidentes

Para el manejo de químicos con alto grado de reactividad, es necesario contar con trabajadores que tengan conocimientos de manipulación en este tipo de sustancias.

Para almacenar estos productos y realizar carga o descarga en mudanzas hacia nuevas instalaciones, es importante contar con un plan de emergencia para conocer la manera de actuar en los casos que ocurran derrames o cualquier otra eventualidad.

Este, debe incluir las posibles formas de riesgos, el control que se debe aplicar y cuando recurrir al asesoramiento de servicios externos o médicos, para practicar técnicas adecuadas de cuidado y protección. La planificación de conservación y traslado debe considerar lo siguiente:

  • La ficha técnica de seguridad de cada sustancia: que incluye las características del producto, con un registro actualizados de la clase a la que pertenece, la cantidad que almacena, la compatibilidad y todas sus propiedades físicas y químicas.
  • Tipos de almacenamiento: que establece los almacenes interiores y exteriores, en cantidades pequeñas se guardan en armarios de seguridad y en grandes proporciones en tanques fijos o portátiles que deben estar cerrados y tener una estructura flexible.
  • Zonas no adecuadas de almacenamiento: en los que se especifican los sitios donde no se deben colocar los contenedores. Entre estos están los pasillos, huecos de escaleras, salas de espera para visitas, estancias tanto de descanso como de acceso.

Debemos tener cuidado con la manipulación de sustancias peligrosas y cumplir todas las normas de seguridad en su almacenamiento y traslado para evitar accidentes.