La diputada regional del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Claudia Alonso, ha manifestado que “proteger la libertad y los derechos fundamentales de todos los castellano-manchegos es el objetivo fundamental de las enmiendas que en materia de educación el PP ha presentado a los presupuestos regionales.

Alonso, ha añadido que mientras el PP trabaja por proteger esta libertad, Page sigue manteniendo que la educación en Castilla-La Mancha tiene que ser “de color rojo socialista”. Para el PP la educación solo puede tener “el color de la excelencia y la calidad”

La diputada ha subrayado que  “el PP quiere absoluta libertad para que los padres puedan elegir el centro educativo que quieren para sus hijos, por eso la complementariedad de la educación concertada tiene que estar protegida y eso es lo que busca el Partido Popular con la enmiendas que ha presentado a los presupuestos.

Alonso, ha explicado que “estamos asistiendo día tras día al ataque a la educación pública concertada de la región por parte de PSOE y Podemos. Y ha recordado que en Castilla-La Mancha, actualmente existen 127 centros concertados, 12 de ellos de educación especial que están viendo como peligra su existencia futura”.

Y ha insistido en que PSOE y Podemos han puesto en peligro la educación de cerca de 55.000 alumnos de Castilla-La Mancha, sin respetar la libre elección de educación de los padres en la  región como recoge la Constitución”.Claudia Alonso en rueda de prensa.

Page contra la libertad religiosa

Por otra parte, Alonso ha calificado de inaceptable el ataque de Page y Podemos a enfermos y personas mayores que se encuentran en residencias y hospitales y que no pueden acudir a servicios religiosos cuando lo necesitan por estar impedidos al querer  quitarles ahora la asistencia religiosa.

La diputada  ha explicado que este ataque a la libertad religiosa de Page  no puede estar justificado porque se trata de un derecho fundamental. Y ha recordado que esta asistencia religiosa es un derecho que se ofrece en los centros públicos como también se ofrecen otras atenciones sociales, psicológicas y lúdicas.

«Evidencia la obsesión radical anticlerical de Page y sus socios de Podemos que busca despertar fantasmas de otras épocas que la sociedad actual tiene olvidados», ha destacado Alonso.
«Resulta triste y cruel que Page quiera que un paciente en un hospital no pueda recibir la extremaunción o que enfermos o mayores no puedan tener un sacerdote que les confiese, en lugar de estar preocupado por los verdaderos problemas de la región que cada día se acrecientan más desde que él con el apoyo de Podemos asumió el gobierno de la región”, ha concluido la diputada.

 
Comparte esta noticia: