Con motivo del Día Mundial de los animales, Omio  – la app y plataforma de viaje que le permite comparar y reservar viajes en tren, autobús y avión en Europa – quiere compartir cinco sencillos consejos para viajar en tren con su perro, su gato o cualquier otor animal pequeño. Los animales son bienvenidos a bordo de la mayoría de los trenes europeos; sin embargo, es bueno tener en cuenta algunas reglas antes de salir.

Cinco consejos de Omio para viajar en tren con amigos de cuatro patas
Algunas reglas simples para viajar con serenidad en trenes europeos en compañía de su mascota.

Compruebe el tipo y el número de animales permitidos a bordo

En general, los gatos, perros, aves (excepto pollos) y otros animales pequeños, como hurones y hámsters, pueden ser transportados en el tren. Cada empresa ferroviaria establece el número máximo de animales transportables. En España, en los trenes de Renfe el transporte de mascotas se limita a una por pasajero, mientras que en Inglaterra y Francia es posible llevar hasta dos, con la excepción de los trenes Eurostar y Ski Thalys: en este último, de hecho, no está permitido traer animales, a menos que sean perros guía capacitados en organizaciones certificadas.   Este tipo de perro está permitido de forma gratuita en todos los trenes europeos.

Compruebe el tamaño del transportín

En toda Europa, los animales pequeños y medianos, como gatos y perros pequeños, deben viajar en el transportín durante el trayecto. El tamaño del contenedor, sin embargo, varía dependiendo de la compañía ferroviaria: en España, no debe exceder las medidas de 60x35x35cm, mientras que en Francia debe ser ligeramente grande (45x30x25cm en trenes SNCF y TGV, 55x30x30cm en Thalys) y debe estar colocado en el suelo, cerca del pasajero.  En Italia, las medidas permitidas son 70x30x50 cm.  En los Países Bajos, los animales pequeños pueden viajar en los portaequipajes, pero también en una bolsa o en una cesta pequeña, siempre y cuando el contenedor no supere los tamaños de 30x30x55 cm.

Atención al peso y al tamaño

En el caso de los animales más grandes, que no pueden viajar en los soportes, el peso y la altura deben controlarse estrictamente, ya que existen límites en algunos países europeos. En España, en los trenes Renfe, se puede viajar con mascota que no exceda los 10 Kg de peso. Viajarán gratis, con billete, en las clases Preferente, cama Preferente o Gran Clase y en el resto de las clases se abonará un 25% del precio del billete Turista. En los trenes franceses SNCF, por ejemplo, los perros cuyo peso exceda los 6 kg pueden viajar gratis, pero deben permanecer sentados a los pies del propietario.   En Suiza, se permiten perros con alturas de hombro superiores a 30 cm después de la compra del billete diario (35 francos suizos), mientras que en Austria se paga una suma del 10% del precio de un billete en segunda clase. En Italia, en los trenes Italo se puede viajar con un perro incluso de talla grande (que pesa más de 10 kg), pero es necesario tener un billete especial para solicitar en el centro de llamadas. Trenitalia también admite viajar con perros grandes siempre que se compre su billete previamente (50% entrada de segunda clase), con la excepción de la franja horaria de7-9 am de lunes a viernes. En todos los casos, la correa y el bozal son obligatorios para los animales grandes, excepto en Bélgica, donde sólo se recomienda su uso.

Recordar documentos

En toda Europa, es esencial llevar consigo el certificado de registro de perros y el libro de salud de su  mascota.  Los perros de ciudadanos extranjeros, se requiere el “pasaporte del perro” para reemplazar ambos documentos. Los pasajeros sin estos documentos pueden ser sancionados y obligados a bajar en la siguiente parada. Para el Reino Unido, es aconsejable prestar atención a las nuevas reglas para el transporte de mascotas que se aplicarán si el Brexit entra en vigor, disponible en su web oficial. 

Preparación de un kit de viaje

Antes de llevar a su perro o gato de viaje, se recomienda primero prepararlos gradualmente para un cambio de rutina: en el caso de los animales pequeños, es bueno acostumbrarse a permanecer en el transportín, haciéndoles así familiarizarse con la jaula, equipada con cuenco de comida y algunos juegos. Los animales grandes necesitan algo de tiempo para acostumbrarse al bozal. Además, se recomienda llevar siempre un kit de primeros auxilios, pero también los artículos favoritos de su mascota, para hacer que se sienta cómodo incluso fuera de casa. Por último, es esencial tener siempre el agua a mano, almacenada en un recipiente hermético, aperitivos ligeros y una toalla o manta para cubrir la jaula en caso de que se enfríe demasiado en el tren.

Para obtener más información sobre cómo viajar en tren con mascotas, consulte la sección dedicada del sitio web de Omio.