El alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, se ha reunido en la mañana de hoy con la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Maria Ángeles Ureña, el presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, y el subdelegado del Gobierno en Cuenca, Francisco Montalvo, con motivo de  las obras de emergencia para reparación de los daños causados por las inundaciones y otros efectos de los temporales de lluvia, nieve y viento acaecidos en el mes de febrero de 2016 en Cuenca en el ámbito de la Confederación Hidrográfica del Júcar.

Tras la reunión de trabajo en el Consistorio, han visitado un tramo del río Moscas en el que los operarios están trabajando. Allí, Mariscal ha agradecido que se hayan atendido las peticiones realizadas desde el Ayuntamiento de forma tan rápida y eficiente y que el 50% del presupuesto, 250.000 euros, esté destinado al Ayuntamiento de Cuenca y las pedanías.

ACTUACIONES

La Confederación Hidrográfica del Júcar, organismo autónomo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), invierte 500.000 euros en diferentes actuaciones para reparar los importantes daños causados por los temporales de lluvia, nieve y viento que tuvieron lugar los días 12, 13 y 14 de febrero del presente año en diversos municipios de la provincia de Cuenca.

En todos los casos ha habido daños al Dominio Público Hidráulico y se repararán los mismos, fundamentalmente en lo referente al abundante arbolado caído a los cauces más importantes, que producen obstáculos al normal discurrir de las aguas.

Los trabajos que contemplan las presentes actuaciones consisten en la adecuación de los cauces para mejorar su capacidad hidráulica y así evitar o disminuir los riesgos de inundaciones cuando se produzcan nuevas avenidas.

En este sentido, se actuará en el río Júcar, desde el nacimiento en Tragacete hasta el embalse de Alarcón. Este tramo afecta principalmente a los términos municipales de Alarcón, Cuenca, Fresneda de Altarejos, Huélamo, Mariana, Tragacete, Uña, Valverde del Júcar, Villalba de la Sierra y Villar de Olalla. La caída y debilitamiento de un importante número de árboles y el arrastre de restos vegetales y troncos ha originado el taponamiento de algunos tramos del río. La actuación planteada en este tramo se centrará en la retirada del abundante arbolado caído en el cauce, y restos inertes que han quedado obstaculizando el cauce.

Asimismo, también se actuará en otros cauces: en el río Moscas y varios afluentes, desde las pedanías de Mohorte y La Melgosa, en el T.M. de Cuenca, hasta su desembocadura en el río Júcar; en el río Huécar, también en el T.M. de Cuenca; y en los cauces de los arroyos Eigidillo, de la Vega y Pajarón. En todos ellos se procederá a la eliminación de obstáculos en el interior del cauce que puedan entorpecer el flujo normal de las aguas y producir desbordamientos e inundación de las parcelas aledañas.

Por otro lado, la Confederación Hidrográfica del Júcar, está actuando regularmente durante todo el año en el seno de su Programa de Conservación de Cauces para toda la Demarcación Hidrográfica. La red fluvial del ámbito asciende a unos 50.000 km, por lo que deben utilizarse criterios técnicos de priorización sobre los tramos fluviales cuya problemática es conocida, bien por medio de las inspecciones de los servicios encargados, bien a partir de las peticiones de intervención que formulan especialmente Ayuntamientos.

 
Comparte esta noticia: