Cerca de 300 trabajadoras y trabajadores de CLM están llamados mañana jueves a secundar la jornada de huelga convocada por CCOO y UGT en los hipermercados Lidl, para exigir a la multinacional alemana el cumplimiento de los compromisos firmados al inicio del estado de alarma y la implantación de protocolos de prevención para iniciar la actividad de forma segura en secciones recién abiertas al público como el textil.

Cerca de 300 personas de CLM, llamadas este jueves a la huelga convocada por CCOO y UGT en Lidl
• Lidl rechaza cualquier diálogo con los sindicatos mayoritarios en toda España, pero sí ha llegado con ELA a un acuerdo de aplicación exclusivamente en el País Vasco

El pasado viernes, empresa y sindicatos mayoritarios se reunieron en el SIMA para iniciar un procedimiento de mediación. Pero el acuerdo no fue posible y CCOO y UGT mantienen la convocatoria de huelga, que en CLM afecta a las 284 personas que trabajan en los 21 establecimientos que Lidl posee en la región: siete en Albacete, con 67 personas en plantilla; cinco en Ciudad Real (92 trabajadoras y trabajadores); dos en cuenca (21); tres en Guadalajara (41) y cuatro en Toledo (63).

“El procedimiento de mediación y arbitraje es muy útil siempre y cuando las partes estén dispuestas a negociar y acordar. Pero, lo que CCOO y UGT se encontraron el viernes en la Fundación SIMA fue una empresa cerrada a cualquier diálogo. La dirección de Lidl sólo acudió a cumplir un trámite, negando sistemáticamente los hechos y sin ninguna voluntad de llegar a acuerdos”, denuncia Miguel Ángel Cubillo, secretario general CCOO-Servicios CLM.

Lidl ni siquiera acepta implantar protocolos de prevención para iniciar la actividad de forma segura en las secciones que abren ahora al público. Y se niega también a cumplir el acuerdo suscrito al inicio del estado de alarma por el que se comprometía a pagar las horas extra al 150%, reconociendo así el sobresfuerzo que está realizando la plantilla.

Para CCOO “la actitud de Lidl es grave porque sienta las bases para unas relaciones laborales basadas en la desconfianza y en el conflicto. La empresa ha roto el diálogo con la representación legal de la plantilla, negándose a abordar hasta las cuestiones más básicas.

Pero el desplante a los sindicatos mayoritarios en Lidl ha ido mucho más allá: la empresa sí ha firmado con el sindicato nacionalista ELA un acuerdo que solo es de aplicación en el País Vasco y que recoge propuestas y medidas que Lidl se niega a aplicar en el resto de España.

Desde la óptica de CCOO, “Lidl ya ha dejado claro su punto de vista, ahora les el turno de los y las trabajadores, que mañana 4 de junio ejercerán su derecho a réplica en forma de huelga”

 
Comparte esta noticia: